Ganó el CAB Estepona. ¡Por fin! La puesta en escena del cuadro esteponero en Melilla no fue la mejor: 7-0 de salida en apenas dos minutos para las de La Salle y el dispositivo utilizado para tomar las estadísticas dejó de funcionar, lo que obligó a mantener el encuentro detenido más de media hora.

Cuando todo apuntaba a que se realizaría el acta a la antigua usanza, con papel y boli, el aparato electrónico decidió volver en sí y el partido se pudo reanudar. El parcial no se frenó y llegó al 15-0, obligando a Pablo Bernabé a solicitar tiempo muerto. Los problemas se seguían acumulando, pues además de la ausencia de Ana Pocek y Absa Diaw, ésta último no pudo ser alineada al tratarse de un encuentro aplazado, el mermado juego interior entraba en problemas al cometer Jone Azkue dos personales rápidas en un partido donde debía ayudar muchos minutos a la rotación en la posición de ala-pívot.

Siete minutos transcurrieron hasta la primera canasta en juego del CAB Estepona Jardín de la Costa del Sol, obra de Vero Matoso (19-4) desde la línea de tiro libre. Poco después era Macarena D’Urso quien cometía su segunda falta y debía ser cambiada y el acierto exterior local, anotando tres de los primeros cuatro triples que lanzó, les catapultaban hasta el 23-4 con ocho minutos transcurrido. Hizo diana entonces Carla Viegas desde casi ocho metros en su primer lanzamiento y ponía el 25-9 con el que finalizaría el primer periodo.

El cuadro entrenado por Pauli Puerto seguía abriendo distancia, hasta que Noelia Masià anotaba un triple (31-14, min. 13) para evitar que la diferencia se fuera por encima de los 20. Entonces llegó la segunda personal de la exterior valenciana y tras dos canastas visitantes (35-14) Pablo Bernabé se vio obligado a parar el partido, pues su equipo no mostraba signos de reacción, parecía falto de ideas ofensivas y faltaba concentración en defensa. Entonces emergió la figura de Sara Castro, muy vertical al aro, con penetraciones que le permitieron sacar un 2+1, una falta en la que convirtió los dos tiros libres y una canasta tras recuperación defensiva (37-21, min. 17) que mantenían a las visitantes. Entonces Viegas sumó un nuevo triple, obligando al técnico local a solicitar tiempo muerto cuando restaba 3’34” para el descanso.

Un triples de la serbia Bojana Stevanovic rompía la inercia (42-29), lograda en parte por un cambio defensivo con una zona, pero fue solo un atisbo de mejora local, porque el CAB Estepona Jardín de la Costa del Sol seguía acercándose en el marcador y tras una canasta de Jone Azkue en segunda opción que dejaba el marcador en 44-34 con 1’29” para el descanso Pauli Puerto debía gastar un nuevo tiempo muerto. De nuevo la jugadora vasca sumaba y la diferencia baja de los 10, algo que no ocurría desde el parcial inicial del encuentro, pero dos tiros libres y una canasta de Alana Gonçalo sobre la bocina dejaban el marcador en 48-36 coincidiendo con el entretiempo en un partido donde los rebotes ofensivos estaban dando muchas segundas y terceras oportunidades al equipo entrenado por Pablo Bernabé.

El tercer periodo comenzó con un intercambio de canastas que favorecía a las locales, por delante en el marcador, pero entonces un triple de D’Urso fue un punto de inflexión, coincidiendo con el ecuador del cuarto. La defensa, que tantos quebraderos de cabeza había dado en los últimos partidos, comenzó a funcionar. Las jugadoras, que habían terminado la primera parte, creían en ellas y en su trabajo, y poco a poco fueron comiendo la moral a un equipo local que ante la no presencia de la MVP de la liga respiraba, con 21 puntos de renta soñaba con no sufrir para lograr la segunda victoria de la temporada y que ahora veía cómo los fantasmas del pasado se hacían presentes.

Sumaba Snezana Aleksic en una tercera opción ofensiva, tras trabajar muy bien el rebote en ataque y el tercer triple de la francotiradora de San Pedro de Alcántara obligaba al técnico local a parar el partido (53-51 y 2’28” para finalizar el tercer cuarto) pues veía cómo las suyas se habían diluido ante el buen hacer del cuadro esteponero, que no dejó de crear a pesar de la mala puesta en escena inicial. El parcial era de 5-15 y Stevanovic desde más allá del arco daba un halo de esperanza a las suyas, siendo Gema García la que cerraría el cuarto anotando desde el tiro libe para situar el luminoso en 56-52.

Cuatro puntos seguidos de Masià, dos de ellos desde el tiro libre, igualaban el partido a 56 con algo más de ocho minutos para finalizar. Se daba una situación que no había ocurrido desde el 0-0 inicial, pero quien iba hacia arriba era el CAB Estepona Jardín de la Costa del Sol. Laura Fernández rompía el empate, pero una antideportiva de Nuria Ríos sobre Eva Cases Rey permitía acercarse a uno y Fatou Diagne sacaba una personal en la siguiente jugada, anotando los dos tiros libres y dando la primera ventaja del partido a las locales (58-59, min. 33). Las remontadas no se finalizan hasta estar por arriba. Se había logrado. Ahora tocaba cerrar el partido.

Castro, en su mejor encuentro en el apartado ofensivo de la temporada, ampliaba la renta y Diagne, tras recuperar el balón en defensa, anotaba en la canasta contraria, poniendo el 58-63 en el luminoso del García Pezzi de Melilla, obligando al técnico local a parar el partido cuando restaban 5’50” para finalizar. Ríos rompía el parcial tras recuperar el balón en medio campo y penetrar a placer y, después, Bojana Stevanvic con canasta y adicional dejaba el tanteo en 62-65, dando esperanzas a las suyas.

Entonces respondió la capitana García de tres en los que eran sus primeros puntos de canasta en juego del partido (62-68, min. 37). Hasta dos posesiones tuvo el equipo para sentenciar con 65-70 y poco más de un minuto, pero el balón no quiso entrar; por suerte, tampoco en el otro aro y una falta a la desesperada de Nuria Ríos, sancionada como antideportiva permitía a Sara Castro sumar desde la línea de cuatro sesenta (65- 71) cuando restaban 53 segundos de partido. Nada pudieron hacer las locales para evitar la derrota y acabaron cayendo por 67-74.