El Hiros Caserío y el Trops Málaga firmaron tablas (23-23) en el cierre de la primera vuelta. El encuentro arrancó con el cuadro malagueño algo nervioso por la importancia duelo, mientras que el Caserío, muy necesitado, se mostraba rápido en ataque y muy rocoso en defensa. Los blanquiazules erraron, incluso, dos lanzamientos desde los siete metros, el primero, de Pablo Soler, y el segundo, de Jesús Melgar, lo que le daba una ligera ventaja al Hiros Caserío que tenía en su portero, el argentino Santi Giovanola, ex del River Plate, su mejor arma.

La igualdad se mantuvo durante gran parte de la primera mitad. No obstante, la equidad se rompió a favor del Trops a falta de nueve minutos para la conclusión. En ese momento, el conjunto malagueño tomó claramente las riendas del partido y, con un juego coral, con la defensa rozando la perfección e imprimiendo velocidad en las subidas a campo contrario, se marchó en el marcador de tres (7-10) en el 24:09.

Con el Trops en su mejor versión fueron agotándose los instantes finales para alegría del banquillo blanquiazul. Con esta superioridad manifiesta, el rédito no solo se mantuvo, sino que, además, creció hasta el 11-15 del descanso.

La segunda mitad comenzó con el Hiros Caserío totalmente volcado en busca de la reacción (13-15). El Trops estaba sufriendo el ímpetu de los manchegos, que se jugaban la vida (16-16) en el 08:07. Con esta situación, el Trops necesitaba reaccionar cuando antes si no quería meterse en un problema, pero la igualdad volvió a reinar en el Quijote Arena. Cuando parecía que el Trops se llevaría el partido, al ir, de nuevo, ganando de dos (20-22) a falta de diez minutos para que sonara la bocina, finalmente obtuvo su premio el equipo local, al empatar (23-23) a la conclusión del duelo.

La siguiente cita para el Trops será el próximo domingo, a las 12.30 horas, en el Fernando Argüelles de Antequera ante el Conservas Alsur, derbi malagueño y de necesidad.