Más de treinta años después, la Ciudad Deportiva de Carranque acogerá un campeonato de España de boxeo profesional. El gran protagonista será el boxeador malagueño Samuel Molina, a quien le espera el vigente campeón en categoría Superligero, Jon Fernández, un rival complicado. Será una cita muy dura para el costasoleño, que deberá jugar la baza de la rapidez y de la estrategia, al margen de sus buenos desplazamientos.

Ambos llegan en un momento físico óptimo, dejando la báscula en 63.400 kilos en la ceremonia de pesaje celebrada la tarde de ayer en Plaza Mayor.