Buenas noticias para el rinconero Rodrigo Hernando. El entrenador de fútbol, con pasado en las categorías inferiores del Málaga CF, había estado atrapado desde el 22 de diciembre en Irán por motivos administrativos, pero ya puede regresar a España. El técnico nacido en Burgos, pero viviendo en Rincón de la Victoria desde los 13 años, consiguió estos últimos días el pertinente visado de salida y durante la noche del domingo pudo confirmar su feliz y ansiada vuelta a España. Este lunes, a las 12.40 horas, llegará a Barajas.

Hernando se dirigió a Irán en el mes de octubre para entrenar al Naft Masjed Soleyman FC. Sin embargo, las situaciones deportivas no fueron como esperaba y puso fin a su aventura el pasado 21 de diciembre. Pero los problemas no se quedaron ahí. Las administraciones iraníes no pudieron realizar el visado de residente y él, cuando intentó salir el día 22, ya había cumplido el tiempo máximo como turista -que son 30 días-. Así que no pudo salir, algo que entendió como normal, según confesó a La Opinión de Málaga hace unos días.

No obstante, la situación no hizo más que empeorar. El rinconero acudió a la embajada española para tratar de acelerar los trámites y recibir algún tipo de ayuda. Aunque fue todo lo contrario. «Dejé que pasaran las fiestas y volví a escribir otro correo. Jamás recibí contestación. Lo que sí me respondieron es que no era problema suyo» fueron algunas de las palabras que recibió por parte de las instituciones.

Mediación del Gobierno

Confiaba en poder llegar a algún tipo de solución durante el fin de semana y así fue. Gracias a la ayuda de los medios de comunicación y a que el tema estaba en manos del Gobierno de España, Rodrigo Hernando consiguió tras las fiestas navideñas el visado de salida. A pesar de estar algo temeroso por el paso de las aduanas, pudo confirmar su vuelo y llegará a Madrid este mismo lunes después de un infierno en el que tanto los iraníes como su antiguo club le ofrecieron cobijo y medios con los que sobrevivir.

Ahora regresará a Navarra, que es donde están viviendo actualmente su mujer y sus hijos después de su paso por países como Portugal o Mongolia, pero no duda en que regresará a Málaga más pronto que tarde para ver a su familia y a sus amigos de la Costa del Sol. Mientras tanto, desea descansar cuanto antes y dejar pasar todo esta pesadilla que ha vivido durante los casi 20 días, en los que ha estado atrapado sin poder pasar las fiestas navideñas con sus seres queridos.