La casa de José María Enríquez Negreira sufrió un intento de robo el pasado 23 de marzo. La familia del exárbitro denunció ante los Mossos un intento de forza la cerradurada del domicilio barcelonés donde Negreira ha residido en los últimos años, según publicó OK Diario, una noticia confirmada por los propios vecinos.

Los Mossos d’Esquadra acudieron al domicilio alertados por la hija de la nueva pareja de Enríquez Negreira, que intentó acceder al piso percatándose de que la cerradura había sido forzada. Dos agentes acudieron a la casa para que se pudiera cursar la denuncia.

El piso en el que vivió José María Enríquez Negreira durante algunos años, situado en el barrio barcelonés de Can Baró, está vacío en la actualidad, desde que el exárbitro se vio envuelto en el escándalo de corrupción que salpica al Barça, por el cobro de más de siete millones de euros mientras era el vicepresidente del Comité Técnico de Árbitros.

El intento de robo en la casa de Negreira se produce semanas después de que unos desconocidos asaltaran el domicilio de la jueza que lleva el caso. La titular del Juzgado de Instrucción Número 1, Silvia López Mejías, puso la denuncia correspondiente ante los Mossos por el robo en su casa de joyas, dinero en metálico y otros objetos.

La jueza mantiene abiertas diligencias por los delitos de corrupción continuada entre particulares en el ámbito deportivo, delito continuado de administración desleal y delito continuado de falsedad en documento mercantil contra Negreira, los expresidentes del Barça, Josep Maria Bartomeu y Sandro Rossell y exdirigentes del club como Oscar Grau y Albert Soler.