07 de julio de 2011
07.07.2011
Presuntas irregularidades

Dhul estudia acciones legales contra Ruiz-Mateos

Los administradores concursales detectan irregularidades que han generado un agujero de 618 millones de euros

06.07.2011 | 01:51

Los administradores concursales de Dhul estudian iniciar acciones de responsabilidad social contra la familia Ruiz-Mateos por las presuntas irregularidades que han detectado en el fabricante de postres lácteos y que han contribuido a generar un agujero de 618,26 millones de euros.

El informe sobre la situación patrimonial de Dhul, en concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos) desde marzo, revela que la administración concursal está recabando documentación para plantear la posible anulación de 16 operaciones por haber resultado supuestamente perjudiciales para la compañía.

Los administradores concursales han descubierto que, en muchos casos, Grupo Dhul se endeudaba con bancos e inversores "pero los fondos eran inmediatamente transferidos a otras empresas de Nueva Rumasa" como Bardajera, que distribuía la financiación entre las 170 sociedades que se cree que componen el entramado societario.

Por ello, entre las operaciones que son "objeto de especial atención" para su posible anulación destacan aquellas que han conllevado compensaciones de saldos deudores o acreedores con otras empresas de Nueva Rumasa y salidas de dinero sin justificar (eso ha hecho que Dhul tenga pendientes de recobrar 107,17 millones de otras sociedades de Ruiz-Mateos).

El informe, publicado en la página web del concurso de acreedores de Dhul y al que pueden tener acceso los acreedores, cita entre las salidas de dinero sin justificar las cuantías que se percibieron de los inversores que acudieron a la última ampliación de capital del fabricante de postres, realizada a finales de 2010.

Tampoco se ha encontrado justificación del paradero de los 4 millones de ayudas públicas recibidos de las autoridades andaluzas para la construcción de la planta industrial de la empresa en Jaén.

Además de estas actuaciones, la administración concursal está analizando otras operaciones presuntamente irregulares para interponer las acciones de responsabilidad social.

En cualquier caso, los Ruiz-Mateos podrían ser condenados a cubrir el déficit patrimonial de Dhul si el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Granada considera que sus actuaciones perjudicaron a la sociedad.

Entre las operaciones investigadas destacan "ventas ficticias" por valor de 6,6 millones realizadas a Hoteles Incabo o Ladesar Canarias (relacionadas con Nueva Rumasa), que permitieron que Dhul evitara las pérdidas y consiguiera beneficios en 2009.

Ventas no reales a Pevil

A ellas hay que sumar las supuestas ventas no reales hechas a la sociedad Pevil (que no se sabe si está vinculada o no a los Ruiz-Mateos), que permitieron a Dhul contabilizar entre 2006 y 2008 distintos importes que tampoco correspondían a transacciones comerciales verdaderas de aquellos ejercicios (3,10 millones en 2006; 3,32 millones en 2007 y 4,69 millones en 2008).

Entre las presuntas operaciones irregulares figuran asimismo las encaminadas a obtener financiación del grupo Santander a través de las denominadas "letras de pelota", que consisten en la emisión de letras de cambio de común acuerdo entre el librador y el librado, sin que exista un negocio subyacente.

Al menos cinco empresas sin actividad entre 2006 y 2007 emitieron letras de cambio que descontaba Dhul "casi en exclusiva" ante el grupo Santander a través de la empresa Factoring Occidental, lo que contribuyó a generar financiación irregular por valor de 58,2 millones.

Según fuentes financieras y jurídicas consultadas por Efe, esta operativa fue la que motivó que el Santander cerrara el grifo de la financiación a la familia Ruiz-Mateos, ya que el grupo se dio cuenta de que jamás llegaba a recuperar el dinero adelantado con las letras de cambio.

Para colmo de males, Dhul obtuvo préstamos del Banco Santander y Banesto por importe de 30,3 millones de euros (19,5 millones de la matriz y 10,8 millones de la filial), que fueron transferidos en su práctica totalidad "a otras empresas de Nueva Rumasa que no aparecen en la contabilidad de la concursada".

El informe de situación patrimonial de Dhul ha revelado que sus activos están valorados en sólo 171,76 millones, frente a unas deudas de 790 millones.

Ese déficit de 618 millones podría ampliarse, ya que existen deudas en discusión por importe de 109,56 millones, que no han sido incluidas en el pasivo.

Los acreedores e inversores de Dhul tendrán diez días desde que se les comunique oficialmente el informe para presentar impugnaciones a las cuantías reconocidas en el listado de deudas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Especial Campaña de laRenta

Declaración de la renta

Renta 2017

 

El nuevo programa Renta Web, las novedades de esta campaña, las deducciones de la renta, cita previa... y todo lo que necesitas para tu declaración de la renta.