La crisis derivada de la Covid-19 ha obligado a las pymes a pisar el acelerador en su proceso de digitalización. Nadie ha salido indemne de los efectos que la pandemia ha traído consigo a todos los niveles, pero si hay un sector que ha notado con mayor dureza su impacto ha sido el de los autónomos y pymes. Este nuevo escenario laboral y económico ha dejado patente que la transformación digital ya no es una opción, sino una condición imprescindible y urgente para la supervivencia de sus negocios en el momento presente y para su éxito futuro.

La crisis ha obligado a las pymes a tomar decisiones innovadoras y a aliarse con la tecnología para mantener su actividad durante estos meses. Siete de cada diez empresas han tomado medidas para promover su transformación y hoy ya nadie duda de que la digitalización de las pequeñas y medianas empresas, que representan el 99% del tejido empresarial del país y el 64% del trabajo empresarial, según datos del Ministerio de Industria, es la pieza clave de la recuperación.

Herramientas innovadoras

Mientras el programa ‘España Digital 2025’ diseñado por Gobierno prevé una partida de 4.656 millones para transformar las pymes españolas, otras entidades privadas aportan sus herramientas y soluciones para allanarles el camino hacia un futuro digital. El BBVA se ha sumado a ese impulso transformador de la economía a través de las facilidades digitales que el banco les ofrece. Las soluciones innovadoras puestas en marcha ofrecen la posibilidad de realizar numerosos trámites con el banco de manera ‘online’ y sin tener que salir de su casa o de su negocio, como darse de alta a través de los canales digitales. Gracias a la inteligencia artificial, y en apenas 10 minutos, pueden contratar de manera segura una cuenta y operar al instante sin necesidad de acudir a la oficina.

Las altas digitales de pequeñas y medianas empresas como nuevos clientes de BBVA se multiplicaron por cinco el pasado año hasta alcanzar el 18,05% del total de nuevas altas, mientras que en 2019 representaban el 3%.

Las altas digitales de pequeñas y medianas empresas como nuevos clientes de BBVA se multiplicaron por cinco el pasado año hasta alcanzar el 18,05% de las nuevas altas.

La entidad bancaria ha sido además pionera en digitalizar avales para empresas, a través de AvalBox, una herramienta que permite la solicitud, gestión y cancelación de avales de forma 100% ‘online’. Desde su lanzamiento en julio de 2018, BBVA ha concedido más de 1.000 millones de euros en avales ‘online’ y ahora da un paso más con la emisión digital de Avales CEC (Cantidades Entregadas a Cuenta). La gestión de avales a través de esta solución, es un proceso rápido y sencillo. Esto ha permitido a las empresas continuar, durante el estado de alarma, con algunos trámites propios de su actividad y sin salir de casa.

SmartPay: soluciones de cobro más sencillas y accesibles

La crisis sanitaria ha transformado nuestros hábitos, incluidos los de pago. La tecnología está generan- do toda una revolución gracias a la irrupción de alternativas como el cobro ‘contactless’, que ha experimentado un gran crecimiento durante la pandemia. Según un estudio de Mastercard, el 66% de los españoles eligen como método de pago preferido el sistema 'contactless', “por facilidad e higiene”. Además, el 75% asegura que seguirá usando esta vía cuando termine la crisis sanitaria.

Precisamente para ofrecer a los pequeños comercios nuevas soluciones y simplificar el proceso de cobro, BBVA ha lanzado un servicio pionero vinculado a un solo dispositivo: el teléfono móvil o la tableta del propio negocio. A través de la aplicación BB- VA SmartPay, se garantizan los cobros con la misma seguridad que los Terminal Punto de Venta físicos. Se trata de la primera entidad en España en ofrecer la posibilidad de realizar cobros con tarjeta sin necesidad de utilizar el (TPV). Próximamente, mil negocios comenzarán a utilizar este servicio en fase piloto.