BVA comenzará a calcular la huella de carbono de sus clientes particulares, un servicio que estará disponible en la aplicación móvil del banco y que pretende concienciar a los clientes de la entidad sobre el impacto que tienen sus acciones sobre el medioambiente, así como ayudarles en la transición hacia un mundo más sostenible.

La entidad ha señalado en un comunicado que no es necesario que el cliente introduzca ningún dato adicional, ya que BBVA hace una estimación aproximada de la emisión de CO2 de cada cliente en base a los recibos de gas y luz y los gastos realizados en carburante.

Esta nueva funcionalidad ofrece medidas concretas para mitigar el impacto medioambiental de su actividad al mismo tiempo que se ahorra en las facturas y, en unos meses, ofrecerá un cálculo más completo y brindará al cliente, detalles más específicos que le permitirán ver y comparar el ahorro energético y económico, según ha explicado el banco.

Para acceder, el cliente debe entrar en la aplicación del banco y clicar en 'Sostenibilidad', situado en el menú lateral, donde podrá visualizar un tutorial de iniciación a la herramienta y conocer su huella de carbono, así como diferentes equivalencias.

Esta funcionalidad ya está disponible para empresas desde marzo de 2020, que pueden conocer su huella gracias a los mismos cálculos en base a los recibos de gas y luz y los gastos realizados en carburante.

Además, la entidad ha instalado unas huellas gigantes de la talla 3.965 en diferentes puntos de España para representar la media tonelada de dióxido de carbono que emite cada español de media al mes a la atmósfera