Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Primera mujer al frente de la AEB

Kindelán, la nueva voz femenina y social de la banca

La hispano-venezolana, primera mujer en la historia que presidirá la patronal bancaria, cree que la empresa no debe "ponerse de perfil" ante la sociedad

Alejandra Kindelán. Archivo

Cuando el próximo 5 de abril se convierta en la presidenta de la Asociación Española de Banca (AEB), Alejandra Kindelán romperá un nuevo techo de cristal al ser la primera mujer al frente de la patronal de los bancos tradicionales desde su creación en 1977. Pero no será la única novedad que llegará con la ejecutiva del Santander. También será la primera directiva bancaria al frente de la institución en 32 años, después de un exministro (José Luis Leal) y dos exaltos cargos del Banco de España (Miguel Martín y José María Roldán). Y aportará, asimismo, un acentuado perfil cosmopolita y social.

Quienes conocen a Kindelán subrayan el papel fundamental que juega en su vida una familia unida, amplia y extendida por todo el mundo: cada uno de sus cuatro abuelos era de una nacionalidad diferente. Su padre, el ingeniero aeronáutico hispano-inglés Ultano Kindelán Everett, llegó a Venezuela en los años 70 como directivo del banco de inversión estadounidense Merrill Lynch. Allí conoció a Marisol Oteyza Scull, con quien se casó y tuvo cuatro hijos: un varón y tres mujeres. Entre ellas Alejandra (Caracas, 1971), que a su vez es madre de una hija nacida en 1999 y dos hijos nacidos en 2002 y 2007.

Ese perfil internacional se vio acentuado al estudiar en colegios de Venezuela, Reino Unido y España, a donde llegó en 1987 cuando su padre fue nombrado presidente de la filial de Merrill Lynch. La carrera de economía y ciencias políticas, en la misma línea, la estudió en el Wellesley Collage estadounidense entre 1989 y 1993, una universidad solo para mujeres cercana a Boston que eligió no por ese carácter segregado, sino porque le permitía asistir a clases de economía en el prestigioso Massachusetts Institute of Technology (MIT).

Una útil mochila

"Mi tutor de tesis me dijo que me llevaba una mochila para afrontar la vida como mujer, con herramientas y sensibilidades que podrían ser distintas a las que abundaban generalmente en el mundo profesional en ese momento, principios de los 90, y que la utilizara. Así ha sido y no puedo más que agradecer tanto la mochila como el consejo", rememoraba en un acto público en noviembre la nueva líder patronal, que habla inglés y francés y mantiene el contacto con sus mejores amigas de aquella época universitaria: una india, una vietnamita y una alemana.  

La visión cosmopolita que le aportó su familia y educación, explican en su entorno, es la que le llevó a estudiar economía para tratar de entender los problemas del mundo. De hecho, durante su estancia en el departamento de investigación de políticas públicas del Banco Mundial en Washington en 1993, su primer trabajo, se dedicó a analizar la situación del acceso global a la educación.

"El mundo está en el mejor momento de su historia, nunca fue tan seguro y tan próspero como en las primeras dos décadas del siglo XXI. Pero también tenemos enormes retos: el envejecimiento de la población, los movimientos migratorios, el cuidado del medioambiente, las cuestiones de género, la transición digital, y dos que me preocupan especialmente, el estancamiento de las clases medias y el desempleo de los jóvenes", afirmó el pasado otoño.  

A su vuelta a España en 1994, la nueva presidenta de la AEB se incorporó al servicio de estudios del Banco Central Hispano, que unos años después se fusionó con el Santander. Su carrera en el grupo despegó tras dicha integración gracias a la confianza que depositó en ella José Manuel Cendoya, director general de comunicación, marketing corporativo y estudios, quien la nombró directora del servicio de estudios en 2001, y posteriormente le sumó las responsabilidades de asuntos públicos en 2008 y relaciones institucionales en 2018. Como tal, Kindelán ha representado los intereses del banco en diferentes foros internacionales y ante las autoridades bancarias españolas y europeas, además de haber escrito discursos para los presidentes Emilio y Ana Botín.

La defensa de los intereses comunes de la banca española explica el consenso que ha generado su figura para presidir la AEB. Los que la conocen, así, destacan su inteligencia y mano izquierda y afirman que ello la convierte en una buena negociadora y gestora de equipos. "En el mundo regulatorio no somos competidores, sino amigos en defensa del sector", explican fuentes cercanas que le han oído decir.

En la otra faceta de su nuevo cargo, ser la cara visible del sector, tiene menos experiencia pues su labor ha estado siempre fuera del foco mediático. Su aproximación al papel de las empresas, en cualquier caso, es que no pueden permitirse "ponerse de perfil respecto a las preocupaciones" de la sociedad. "En nuestro sector, sin rentabilidad no hay solvencia, pero tenemos muy claro que debemos pensar en el impacto de cualquier medida que adoptemos para tomarla de manera responsable para los clientes, empleados y las comunidades en general", aseguró recientemente, con una sensibilidad que ahora se verá testada por los problemas reputacionales que aquejan a la banca desde hace años.

Un aliado imprevisto en BBVA

La salida de Francisco González de la presidencia del BBVA en 2019 ha ayudado a mejorar la relación directa del banco de origen vasco con el Santander y también en el seno de la AEB, tras años de suspicacias y roces. Prueba de ello es que fue el BBVA la entidad que propuso a Alejandra Kindelán para presidir la asociación bancaria pese a ser una relevante ejecutiva de su competidor. Carlos Torres Vila, sustituto de González, ha sido uno de sus principales valedores frente al otro gran candidato, el socio de KPMG Francisco Uría, lo que demuestra el consenso que genera Kindelán en el sector.

Compartir el artículo

stats