La huelga de tripulantes de cabina de Ryanair ha supuesto hasta este mediodía la cancelación de medio centenar de vuelos en España, 27 de ellos en el aeropuerto de Málaga. Los vuelos cancelados son los que unían la Costa del sol con los aeropuertos de Copenhague, Berlín Brandenburg, Barcelona El Prat, Gran Canaria, París Beauvais, Billund (Dinamarca) y Santiago de Compostela, además de sus respectivos trayectos en el sentido inverso. Además, se han producido retrasos en seis vuelos de Ryanair con salida desde el aeropuerto malagueño y en otros ocho con llegada a este recinto, según USO.

En Barcelona han sido 19 vuelos los afectados.  También se han visto afectadas rutas con los aeropuertos de Palma de Mallorca, Santiago de Compostela, Alicante, Santander, Gran Canaria, Las Palmas y Madrid. En cuanto a los retrasos, 148 se corresponden con salidas y 160 con llegadas. El aeropuerto más afectado ha sido el de Palma de Mallorca, con 39 retrasos, seguido del de Barcelona (24) y el de Madrid (19).

Fuentes de Ryanair han vuelto a criticar duramente a los sindicatos convocantes de la huelga al acusarles de no cumplir los servicios mínimos decretados por el Ministerio de Transportes y de haber dado "instrucciones" a tripulaciones para boicotear vuelos. Según un comunicado de la aerolínea, "por ahora, las interrupciones en los vuelos que operan hacia/desde España como resultado de los paros laborales y los retrasos del ATC (Control del tráfico aéreo) han sido mínimas. Menos del 3% de los vuelos españoles de Ryanair se han visto afectados por las huelgas de tripulantes de cabina convocadas por los sindicatos USO y Sitcpla. Sin embargo, es un asunto preocupante que estos sindicatos han minado deliberadamente la resolución de servicios mínimos del Ministerio de Transportes español al dar instrucciones a la tripulación para que no se presente a los vuelos protegidos. Estas instrucciones sindicales son ilegales y perjudican a los consumidores españoles y a la economía española que depende de estos enlaces de infraestructura de transporte aéreo. Todos los pasajeros cuyos vuelos han sido interrumpidos han sido notificados sobre sus derechos por correo electrónico o vía SMS".

Lo cierto es que la cancelación de vuelos ha causado malestar entre los viajeros afectados. Algunos de ellos se quejaron en el Aeropuerto de Barcelona de la escasa información y tutela de la compañía, que ha llegado a avisar de la anulación de los vuelos cuando los pasajeros estaban haciendo cola.

Ryanair consideró como servicios mínimos el 100% de los vuelos programados para este jueves en España pero en algunos casos no ha citado a las tripulaciones completas para operarlos, destacan desde el sindicato USO. Por ello, pese a haber citado de guardia a más trabajadores que en un día normal, no eran suficientes para cubrir todos los vuelos.

Las cancelaciones han sido las rutas entre Barcelona y Billund (Dinamarca), Cracovia (Polonia), París (Francia), Nápoles (Italia), Bruselas (Bélgica), en sentidos ida y vuelta; a las rutas entre Málaga y Copenhague (Dinamarca), Berlín (Alemania), Barcelona, Gran Canaria, Santiago de Compostela, París (Francia) y Billund (Dinamarca), ida y vuelta; y entre Santiago de Compostela y Madrid y Palma de Mallorca, ida y vuelta.

Los sindicatos convocaron seis jornadas de huelga (los días 24, 25, 26 y 30 de junio, y 1 y 2 de julio). Las centrales USO y Sitcpla pretenden presionar a Ryanair para aplicar los derechos laborales básicos (como días de vacaciones y derecho de huelga) y las sentencias judiciales, así como conseguir cerrar un convenio y unas condiciones de trabajo adecuadas. A la huelga están convocados los 1.890 trabajadores pertenecientes a Ryanair y las agencias de contratación Crewlink y Workforce de las diez bases españolas: Madrid, Málaga, Barcelona, Alicante, Sevilla, Palma de Mallorca, Valencia, Girona, Santiago de Compostela e Ibiza.