La situación de Málaga y la Costa del Sol como destino de inversión inmobiliaria; qué tipo, cuál es el perfil del inversor; los retos del turismo residencial, la incidencia de la crisis económica mundial y otros aspectos de interés para el sector inmobiliario y de la construcción de nuestra provincia fueron debatidos el pasado viernes 30 de septiembre por cuatro especialistas en la materia convocados por La Opinión de Málaga en una nueva edición de sus tradicionales desayunos.

El encuentro contó con la presencia de José Manuel Martín Rojo, delegado en la Costa del Sol de TM Grupo Inmobiliario; Mar Aguado, directora de marketing de la Región Sur de Gilmar; José Félix Pérez-Peña, Director en Andalucía de Savills, y Miguel Ángel Medina, director de Rebs Alumni y Market Place de Rebs. Este encuentro contó con el patrocinio de TM Grupo Inmobiliario.

Desayuno sobre la construcción como destino de inversión Alex Zea

El mejor lugar para invertir

La primera pregunta era obligada. Había que analizar los motivos que hacen de Málaga y la Costa del Sol uno de los destinos más solicitados a la hora de invertir en inmobiliario. A los aspectos más «tradicionales» como el maravilloso clima, su conectividad por tierra, mar y aire, su oferta cultural e infraestructura hotelera, hay que añadir nuevos aspectos que aportan valor de cara a la inversión como son el proyecto de ciudad que se ha venido desarrollando desde hace ya un par de décadas por parte de las autoridades locales y que en buena parte se ha fraguado gracias a una compacta y continua colaboración público-privada, que a juicio de José Manuel Martín Rojo, de TM Grupo Inmobiliario «ha sido decisiva». «Ahora todo el mundo quiere estar en Málaga. Es un lugar muy atractivo para la inversión individual (por ejemplo, cada vez se demanda más una segunda residencia para hacer teletrabajo). Por otro lado -continúa Martín Rojo- el capital se fija en la pujanza de Málaga y se interesa por los lugares donde la gente invierte». «Además -finaliza- se está trabajando bien en sostenibilidad desde hace 20 años y ahora se recogen los frutos».

José Manuel Martín Rojo, Delegado en la Costa del Sol de TM Grupo Inmobiliario Alex Zea

Para Mar Aguado, de Gilmar, Málaga ha dejado de ser un destino vacacional a ser realmente «una ciudad interesante para vivir y trabajar. Eso genera empleo, y por lo tanto, atrae la inversión». José Félix Pérez-Peña, de Savills, apuntó a la reinvención de una ciudad que ha mejorado su ADN en los últimos años y donde «los precios siguen siendo baratos para determinados públicos nacionales e internacionales y donde se crea una actividad económica que ya no es solo turística gracias a la apuesta por lo tecnológico». En este mismo sentido se manifestó Miguel Ángel Medina, de Rebs, quien señaló que Málaga «está condenada a ser la capital inmobiliaria de los próximos años, donde todos los ojos de los inversores nacionales e internacionales miran a Málaga».

Si analizamos segmento por segmento, la situación actual de Málaga es óptima en Residencial, donde -coincidieron los expertos- «las circunstancias macroeconómicas adversas nos pillan con el sector muy saneado».

Para el delegado en la Costa del Sol de TM Grupo Inmobiliario, «la primera residencia sí que se ha visto afectada por la subida de tipos de interes y el enfriamiento económico». Actualmente se observa más demanda que oferta en obra nueva y eso es síntoma de buena salud del sector. Según las estadísticas, el 80% de las operaciones que se cierran son en viviendas de segunda mano. La obra nueva está muy demandada porque se ha diferenciado mucho de la de segunda mano. Por otra parte, en segunda residencia no se está notando la recesión económica porque el problema de la financiación no existe.

Para Mar Aguado, de Gilmar, el inmobiliario sigue siendo un valor seguro en épocas de crisis: «El dinero es muy miedoso a nivel global y se sigue invirtiendo en ladrillo sobre todo en un país como España con plena seguridad jurídica».

Mar Aguado Directora de Marketing de la Región Sur de Gilmar Alex Zea

La situación en el resto de segmentos no es tan boyante como en el sector residencial, donde Málaga compite cara a cara con ciudades del tamaño de Barcelona. «En Residencial les plantamos cara pero en el resto de segmentos nos llevan mucha ventaja». Para el representante de Savills, vamos cuatro años por detrás en estos segmentos». «En Barcelona, solo en el 22 hay 350.000 m² de suelo de oficinas, que es prácticamente todo lo que tiene Málaga en todos sus proyectos del segmento oficinas en dos años».

Otra de las acciones a emprender en el sector es limar la gran diferencia entre los precios entre las viviendas de segunda mano y la obra nueva (que en la actualidad alcanza un 30% de diferencia de precios). Una de las opciones que se presentan, según los participantes en el encuentro, es actualizar, reformar de forma sostenible y respetando la normativa medioambiental el parque de viviendas de segunda mano con los fondos Next Gen procedentes de Europa.

Por último, y haciendo referencia al sector logístico, se indicó la falta de espacios de almacenaje en Málaga capital para hacer frente al problema conocido como el de la «última milla», la que hace posible las diferentes entregas en un plazo de15 minutos, y que actualmente es imposible de satisfacer si se tienen las centrales logísticas en localidades como Cártama y Antequera.

José Félix Pérez-Peña Director en Andalucía de Savills Alex Zea

Los retos del turismo residencial

A continuación el debate se ajustó a delimitar los retos más importantes que debe afrontar el turismo residencial a corto y medio plazo. Para José Manuel Martín Rojo son dos objetivos muy definidos: «la sostenibilidad y la digitalización». Para el representante de TM Grupo Inmobiliario la sostenibilidad ofrece una triple vertiente: económica, social y ambiental. La primera de ellas, la económica, genera cadenas de valor conocidas por todos. A nivel social, «en todos los lugares donde trabajamos intentamos facilitar el acceso a la vivienda a los más desfavorecidos y creamos empleo de calidad porque necesitamos mucha mano de obra local». Por último, a nivel ambiental, «quizá el reto más complicado e importante», TM colabora con la descarbonización a través de acciones tan variadas como construir viviendas con doble orientación, adaptar soluciones tecnológicas que minimicen el uso de la climatización, el uso de la aerotermia; jardinería con plantas autóctonas, piscinas climatizadas con energía fotovoltaica, etc. Respecto a la digitalización, Martín Rojo señaló que ya está plenamente incorporada a sus procesos de venta (a través de video visitas, webinars, big data y la inteligencia artificial).

Para Miguel Ángel Medina, de Rebs, la tecnología tiene que servir «para escuchar al cliente, diseñar y ejecutar sus requerimientos» a la vez que denunció cierta «falta de profesionalización a la hora de ofrecer ciertos servicios. inmobiliarios».

Miguel Ángel Medina, director de Rebs Alumni y Market Place de Rebs Alex Zea

Mar Aguado, de Gilmar, se refirió al reto de proyectar la seriedad dentro de un sector profesional «que atiende unas determinadas necesidades». «Para ello -añadió- se necesita comunicación positiva de forma colectiva y poner en valor lo que hacemos. La experiencia del cliente es lo más importante. Tiene que ser única. Hay que vender y proyectar lo profesionales que somos y ayudar al cliente en todo lo que necesite».

Nuevas soluciones comunitarias

Para la representante de Gilmar, la demanda está cambiando y hay que estudiarla pormenorizadamente porque existen nuevas soluciones comunitarias (coliving, cohousing, etc.) que van a exigir ciertos elementos y hay que estar preparados para dar esa respuesta. 

Para el representante de Savills, José Félix Pérez Peña, la mano de obra es fundamental, «hay que hacer un esfuerzo formativo porque crea valor añadido». Además indicó que Málaga capital necesita elevar la calidad de las promociones que se construyen. «Málaga tiene que mirar a lo que se hace en la costa. El mantenimiento de los servicios del día a día es muy importante. Hay que ofrecer un servicio de calidad porque es un elemento diferenciador respecto a otras ciudades, sobre todo para el cliente extranjero, que necesita esa primera ayuda cuando se va a instalar en su casa nueva».

Por último, los contertulios coincidieron en señalar la importancia de proyectar «con comunicación» el modelo de vida mediterráneo al turista internacional para que invierta inmobiliariamente en Málaga. « El boca a boca ahora es digital y está funcionando. Es el efecto llamada. Hacemos de embajadores. Vendemos más que una casa, una experiencia, un estilo de vida», concluyó el delegado en la Costa del Sol de TM Grupo Inmobiliario.

Apuestas de crecimiento: Seguir trabajando en Málaga con la Expo 27 como objetivo

Empresas como TM Grupo Inmobiliario, Gilmar, Savills y Rebs seguirán trabajando en Málaga y la Costa del Sol con el convencimiento de seguir posicionando la «Marca Málaga» lo más alto posible. La apuesta de TM Grupo Inmobiliario es muy clara: «compraremos suelo en 2024 por valor de 160 millones de euros», anunció José Manuel Martín Rojo, quien indicó que «el mercado europeo valora mucho la Costa del Sol. Llevamos aquí siete años y queremos estar mucho más».

Para José Félix Pérez-Peña, a Málaga le queda más de la mitad del camino por recorrer: «La expo de 2027 es muy importante porque si la organiza Málaga vendrá una inversión en un corto periodo de tiempo que sin Expo tardaría muchísmos mas años». Pérez-Peña expresó la idea de seguir trabajando en Málaga «para dejar a nuestros hijos una ciudad mucho mejor que la que nos encontramos nosotros».

Mar Aguado, de Gilmar, coincidió en señalar la «gran importancia de tener la Expo 2027 para atraer inversión» y el compromiso de su empresa para seguir trabajando y diversificando sus líneas de negocio. Por último, Rebs, de mano de Miguel Ángel Medina, apuntó por seguir «trabajando en la formación para aumentar la cadena de valor del profesional inmobiliario».