La venta de ropa de segunda mano está al alza: las plataformas para intercambiar prendas y otros objetos usados como Milanuncios, Vinted o Wallapop no paran de ver cómo se disparan las descargas y cada vez más y más personas renuevan sus armarios gracias a ellas. El funcionamiento es sencillo: si tenemos una chaqueta que ya no nos ponemos, le echamos unas fotos, ponemos un precio y la subimos a la aplicación. Los usuarios que estén interesados en comprarla se pondrán en contacto con nosotros y, si cierran la compra, pagarán a través de la aplicación y nosotros realizaremos el envío.

Los motivos que explican el auge de las aplicaciones de segunda mano son varios, pero el principal es la facilidad para deshacernos de prendas que no utilizamos y hacernos con otras nuevas por un precio muy bajo. Además del beneficio personal que tiene para las personas que lo usan, también tiene muchas ventajas para el medio ambiente, que se beneficia de una hipotética reducción de la producción de fast fashion.

Las grandes marcas de ropa como Zara o H&M ya se han hecho eco de esta tendencia: ambas han anunciado una plataforma de venta de segunda mano que busca recoger, repara y reciclar las prendas de temporadas anteriores, adaptándose a un mercado que ya está prácticamente consolidado y manteniendo su presencia de marca en otra categoría de producto.

Otra consecuencia de este incremento del tráfico de ropa de segunda mano entre particulares ha sido el toque de atención de Hacienda: la Agencia Tributaria ha comenzado a fijarse en este tipo de movimientos que muchas personas realizan como quien dice "alegremente" a través de Bizum, dinero en efectivo o transferencia bancaria.

Las compras y ventas a través de Wallapop, Vinted o Milanuncios también tributan, señala el organismo de control, y deben tributar por lo que le corresponda.

¿Qué ventas de segunda mano pagan impuestos?

Las ventas a través de Milanuncios, Vinted, Wallapop o cualquier plataforma de segunda mano solo tributan en dos casos: cuando se trata de objetos de coleccionismo o cuando los ingresos sean iguales o superiores al salario mínimo interprofesional.

Cuando vendemos un artículo considerado de coleccionismo a través de una aplicación de segunda mano tenemos que pagar un 19% de impuestos, en caso de que las ventas sean de 6.000€ o inferiores; mientras que si los beneficios están entre los 6.001y 50.000€.

En el caso de los ingresos que superen el Salario Mínimo Interprofesional, se considera que el dinero percibido es una actividad económica, por lo que está sujeto a obligaciones fiscales, el ciudadano deberá darse de alta como autónomo y declarar el IVA que le corresponda.