Si cobras menos de 2.500€ al mes, estos son los cambios en el IRPF que afectan a tu nómina en marzo

La medida introducida por el Ministerio de Hacienda afectará a un 80% de los trabajadores

calculadora dinero

calculadora dinero / PIXABAY

Luis Alloza

La nómina de marzo llegará con una novedad que seguro alegrará a muchos trabajadores. Se trata de una rebaja en el IRPF, que afectará a todos aquellos que cobren entre 22.000 y 35.000 euros al año, lo que es alrededor de 2.500 euros al mes en 14 pagas. Con esta medida, la Ministra de Hacienda, María Jesús Montero Cuadrado, pretende aliviar a aquellos trabajadores que están sujetos a un IRPF demasiado alto, que vieron un cambio en su nómina desde el mes de febrero, y que puede llegar a suponer un beneficio anual de unos 1.000 euros.

También hay una variación en cuanto a los trabajadores que cobren menos de 15.000 euros al año, y es que ahora no tendrán que pagar IRPF, cuando antes ese límite estaba en los 14.000 euros. Para aquellos que cobren menos de 21.000 euros al año, habrá una tributación menor a Hacienda. La Ministra explica esta medida como un reajuste en las retenciones, y que no supone una rebaja de la cantidad a pagar.

Con este reajuste, el Ministerio de Hacienda ha modificado la tabla de retenciones en Renta para este año 2023. En primer lugar, se elevan los umbrales por debajo de los cuales no se practica retención -por ejemplo, para un soltero con un hijo pasa de 15.947 a 17.270 euros-, unas rentas que habitualmente no tienen que pagar IRPF y que de esta manera no tienen que esperar a la devolución de Hacienda.

En segundo lugar, se eleva de 22.000 a 35.200 euros el umbral de ingresos que da derecho a disfrutar de una limitación en las retenciones máximas que se practican, siempre que se cumplan determinados requisitos personales y familiares -como sería el caso, por ejemplo, de un contribuyente casado cuyo cónyuge obtiene rentas inferiores a 1.500 euros-.

Por ejemplo, un contribuyente casado con dos hijos con unos ingresos de 22.001 euros tendrá unas retenciones anuales de 1.186,57 euros con los nuevos umbrales, frente a los 2.303,22 euros del antiguo. Por lo que se entiende que el objetivo de este cambio normativo es evitar saltos o incrementos significativos de retención al superar determinados niveles de ingresos.