Aviso de la DGT: el importante cambio en los radares que afecta a toda la población a partir de ahora

Desde la entrada en vigor de estos nuevos límites habrá que prestar más atención a la velocidad de conducción

Aviso de la DGT cambio en el límite de velocidad de los radares que multan

Aviso de la DGT cambio en el límite de velocidad de los radares que multan

La Dirección General de Tráfico, en su búsqueda por mejorar constantemente la seguridad en las vías y carreteras del país, ha anunciado importantes cambios en los radares de velocidad que entrarán en vigor a partir de junio de 2024.

El organismo, encargado de la regulación y el control del tráfico en las carreteras españolas, ha implementado innovadoras medidas para reducir los accidentes y, así, proteger tanto a conductores como a peatones y resto de usuarios de la rez viaria del país.

Los cambios que ha puesto encima de la mesa la DGT y que llegan este mes de junio responden a la importancia de la seguridad vial de una sociedad que, cada año, pierde miles de vidas mientras que otras salen grávemente afectadas a causa de los accidentes de tráfico.

En este contexto, la misión de la DGT es reducir el número de accidentes por distintas vías entre las que se incluyen las campañas de concienciación, la mejora deinfraestructuras y la implementación de controles de velocidad efectivos.

Dentro de este marco, los radares de velocidad (tanto los fijos como los móviles) tienen un papel importante, ya que no solo disuaden a los conductores de superar los límites de velocidad: también ayudan a identificar y sancionar a quienes lo hacen, haciendo que el ecosistema para conducir sea más seguro para todo el mundo.

Cambio en los radares de la DGT

El cambio en los radares consiste en que, hasta la fecha, estos dispositivos manejaban unos márgenes de error con cierta tolerancia: bajo la premisa de "la regla del 5 y del /", esta norma permitía un margen de más o menos de cinco kilómetros en radares fijos y más o menos siete kilómetros en radares móviles para límites de velocidad de hasta cien kilómetros por hora: un intervalo que se reducia al tres y al cinco porciento respectivamente cuando la velocidad es superior.

En su momento, estos márgenes se pusieron para compensar las limitaciones en la tecnología de los radares más antiguos de forma que solo se multara a los conductores cuando la DGT estuviera absolutamente segura de que se había sobrepasado el límite de velocidad.

Pero, tras el desarrollo de nuevos sistemas de medición que han incrementado la precisión de los radares, la DGT ha decidido ajustar los márgenes para hacerlos más estrictos de tal forma que en las carreteras con una velocidad máxima de hasta 100 km/h, el margen de error será de más o menos de 3 kilómetros por hora para radares fijos y demás o menos de 5 kilómetros para radares móviles y en las velocidades por encima de los cien kilómetros hora

Estos cambios implican que los radares serán aún más precisos y que los conductores tendrán menos margen para superar los límites de velocidad sin ser sancionados. Para los conductores, esto significa una mayor necesidad de vigilancia sobre la velocidad a la que circulan