Todo el mundo ha escuchado alguna vez los grandes beneficios que tiene escuchar música clásica durante el embarazo tanto para el feto como para la madre. Y es que una de las ideas muy extendidas es que esta música clásica estimula la inteligencia y las capacidades cognitivas de los bebés cuando se encuentran todavía en el vientre.

Sin embargo, ¿cuánto tiene de mito esta idea y cuánto es verdad? La ciencia tiene una respuesta.

La música clásica durante el embarazo

En 1993, la psicóloga Frances Rauscher y sus compañeros publicaron un estudio en el que demostraban que la escucha de Mozart, más específicamente, la escucha de las sonatas para dos pianos (K448) aumentaba el cociente intelectual de los participantes.

Son varias las hipótesis que se manejan por las que se vio un aumento del cociente intelectual. La primera, como señala la investigadora Raquel Almendral Doncel, de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria, es porque "las frecuencias de esta partitura producen una serie de frecuencias alfa (α) y theta (θ) que ayudarían a las personas a sincronizar sus actividades en ambos hemisferios de su cerebro (derecho e izquierdo), mejorando el aprendizaje"; la otra hipótesis, es que "en esta pieza predominan las frecuencias bajas, y tales frecuencias estimularían el cerebro de tal forma que, al aumentar la relajación, también aumentaría la recepción de la información de la actividad que se estuviese realizando".

La música clásica durante el embarazo Pexels

De este experimento se acuñó el término 'Efecto Mozart', efecto que comenzó a tener mucha repercusión en los beneficios de escucharla durante el embarazo, ya que mejorarían la inteligencia y las capacidades cognitivas del bebé. Sin embargo, los resultados de las investigaciones siguientes, como señala Almendral, no demuestran que este efecto Mozart tenga una gran repercusión en las personas que escuchan este tipo de música. "El análisis estadístico no encontró cambios significativos en las habilidades cognitivas de las personas que habían escuchado a Mozart", explica Almendral.

Por ello, por las contradicciones presentes en los distintos estudios científicos, no se puede afirmar que escuchar música clásica durante el embarazo consiga que nuestro hijo sea más inteligente.

Beneficios de la musicoterapia durante el embarazo para la relajación

La musicoterapia es tremendamente beneficiosa para las mujeres durante su embarazo, y también en el momento del parto. Según diferentes estudios, la música permite rebajar la ansiedad, aumentar el vínculo perinatal, generar felicidad en la embarazada y tranquilizarla. Y además, la musicoterapia también llega al feto de manera indirecta.

Esto se debe a que, por una parte, todo estado emocional que experimente la madre va a repercutir en el estado del bebé. Por lo que si una música le genera alegría, él bebé se va a encontrar en un estado más tranquilo que si tuviera la emoción de la ira. Por otra parte, varios estudios demuestran que cuando la madre escucha música en sus auriculares, se consiguen relajar los movimientos del feto, ya que se vuelven más pausados y tranquilos.