«Es un lugar que tira de tradición y sabores clásicos para, desde ahí, aportar toques interesantes para dar una vuelta a algunos platos. (...) Un sitio gustoso, sin grandes lujos, pero recomendable». Esta es parte de la reseña que la aclamada Guía Repsol hace de uno de sus seis nuevos establecimientos recomendados. Ésta corresponde a Arxiduna, local de Archidona sumergido en sus cuevas, cuya cocina lidera Rubén Antón y que ha cautivado a la Guía con platos como el tartar de atún con Inés Rosales Naranja o la selección de carnes a la brasa de leña de olivo. Pero no es el único: Savor, La Revuelta, Jacinto, El Acebuchal y Balausta completan la nueva lista.

En Cómpeta se ubica El Acebuchal, un restaurante sencillo que ofrece buen producto y servicio, claves para ser uno de los nuevos favoritos. Antonio y Sebastián, sus responsables, ofrecen propuestas como el ragú de solomillo de ternera con higos secos o el lomo de ciervo acompañado con puré de patata y setas, aderezado con frutos rojos y mango. También apuestan por hacer su propio pan.

Ya de vuelta a la capital, las opciones son varias. Sobre Balausta, cuya cocina está dirigida por el prestigioso José Carlos García y Marcos Granados, se dice que es un restaurante coherente, confortable y equilibrado, con una buena base de cocina tradicional a la que se le añaden evoluciones sin florituras. Ajoblanco con navajas o arroz a banda con verduras a la brasa se pueden degustar en su elegante sala.

El mar centra la propuesta de otros de los elegidos por la Guía Repsol. Jacinto apuesta por el producto malagueño y andaluz preservando sus identidades. Tienen una amplia carta y bodega lo que, a criterio de la guía, ayuda a repetir sin pereza. Ostras, berberechos, búsanos o sashimi de salmonete de roca soasado podrían ser los protagonistas de la primera comanda para el comensal novel en el local.

«Los platos son sabrosos, originales, en su punto -especial dominio del pescado- y variados, con especial aportación de los fuera de carta: siempre diversos, con productos del día y exquisitos», así reza parte de la descripción en la web de la guía sobre La Revuelta. Sorprenden con una caldereta de langosta o una ensalada templada de muslitos de codorniz glaseados al carbón.

En San Pedro de Alcántara se sitúa el último elegido. «La visita a Savor y su menú Gloval 2.0 de degustación con su maridaje es fantástica. Dos horas largas de disfrute y un continuado desfile de platos resumen la cultura gastronómica de Pablo Castillo (...)», explican. El menú incluye platos de cuchara, degustación de aoves, trío de atún y sabores de mar y montaña.