Si tuviéramos que definir técnicamente Chinitas diríamos que es un caldo de color amarillo pajizo con reflejos verdosos. Muy limpio y brillante. Con aromas a flores blancas y frutas de hueso en nariz. De este blanco suave abocado podemos decir también que en paladar destaca por el equilibrio entre el dulzor natural y la acidez de la propia uva moscatel con que está elaborado, convirtiéndose en un vino fresco y mineral especialmente elaborado para aquellos que se adentran en el mundo del vino y que buscan infinitas opciones de maridaje. Chinitas ha sido creado con un único objetivo: reunirnos alrededor de una mesa para disfrutar de los pequeños placeres de la vida.

Bajo el sol del atardecer en Añoreta Resort, un rincón muy especial de la Axarquía, los asistentes a la presentación de este vino pudieron degustar Chinitas y ver las infinitas posibilidades de maridaje que ofrece, gracias a las diferentes presentaciones culinarias que realizaron Caviar de Riofrío, Altanera Ibéricos, Balfego junto con las exquisiteces servidas por el propio restaurante Bendita Katalina, con un recorrido cautivador, lleno de esencias y notas que te hacen viajar.

Sofisticadamente del sur, elaborado en Mollina de manera tradicional. Chinitas representa el corazón de Málaga y un viaje por Andalucía. Comprometido con fines sociales, el caldo se alía con la ONG Nuevo Futuro, para resaltar su labor y contribuir a una sociedad mejor. Esta organización solidaria realiza una extraordinaria labor en su compromiso por crear un mundo de oportunidades, proporcionando hogar a aquellos niños y niñas que se encuentran desprotegidos, ofreciéndoles la posibilidad de vivir una infancia digna con el firme convencimiento de que para recibir de la sociedad primero hay que cultivarla, ensalzarla y dar visibilidad a la realidad que atraviesan muchas personas.

Uno de los aspectos que más llamó la atención del nuevo vino presentado es la ilustración que viste la botella, obra de Carlos Buendía, andaluz por los cuatros costados, en ella, ha querido reflejar todo el arte y la cultura que desprende Málaga, sus gentes y calles. Para ello ha utilizado los diferentes elementos significativos que ésta tiene, desde La Manquita, el pericón, la luna de Marbella o la flor que identifica a Málaga, la biznaga. En definitiva, se buscaba una ilustración más próxima a una obra de arte que a una etiqueta sin más.