Cuidar el medio ambiente ha sido una premisa que ha llevado por bandera el Hotel La Garganta, y ello le ha llevado a ser reconocido por su labor para preservar el entorno con el Premio Acción Verde de El Delantal. Un nuevo galardón que pretende premiar a aquellas empresas amigables con el planeta. «Me encanta el premio por lo que significa y que se nos reconozca nuestro esfuerzo por las acciones en reciclaje y respeto por el medio ambiente es muy bonito», afirma Fernando García, propietario del hotel.

Este complejo rural enclavado en el Paraje Natural del Desfiladero de los Gaitanes se alza en una antigua fábrica de harinas de principios del siglo XX y cuenta con vistas al Caminito del Rey y al embalse. Fruto de su amor por el entorno también apuesta por trabajar con pequeños proveedores locales en todos los aspectos del negocio, incluido la gastronomía con alimentos de kilómetro cero. De hecho, su proveedor más lejano se ubica en Antequera, ejemplo de su compromiso por el mundo rural y su desarrollo.

La doble vida de las cosas 

La filosofía de este hotel le ha llevado a eliminar el plástico en casi todos los servicios al cliente y dar una nueva utilidad a lo usado y roto. Ejemplo de ello son los murales y piezas de decoración que han incorporado al hotel con la vajilla y cubiertos viejos. También quieren evitar el derroche de agua, por lo que gran parte de las aguas grises se decantan y limpian para el regadío y la limpieza. El círculo lo cierra el incentivar a su clientela con actividades al aire libre en la zona con un turismo activo que trae riqueza sin perjudicar el planeta.