El barrio del Soho parece que les atrapa como el Triángulo de las Bermudas. Este local, igual viene a formar el ángulo que le faltaba al polígono. Óleo, Ramen y ahora Muerdo Burger & Co, el último de la triada. Cuando Sergio del Río y Rui Junior cogieron este local en la calle Somera 10 pensaban que sería el nuevo Óleo, ante las vicisitudes que se les presentaban en la actual ubicación. Pero una vez resuelta dicha circunstancia y sabiendo del potencial de la zona, la idea de montar una hamburguesería surgió rápidamente. Con poco más de dos meses de vida este concepto aún está en movimiento. Lógico si pensamos quiénes están detrás de esta idea: dos cocineros creativos, de una larga trayectoria y con cabezas que no dan tregua a la inventiva.

Somera, carne madurada con foie y mayonesa trufada. El Delantal

De momento, el local cuenta con una capacidad para unos 40 comensales, aunque el espacio tiene mucho potencial. Por ello, en breve tendrán una terraza que busca ser referente para el tardeo en la zona, según expresa Sergio. «Con el espacio más abierto queremos ampliar el concepto de hamburguesería tradicional. Las noches de verano son perfectas y a partir de septiembre creemos que se potenciará aún más el tardeo». Además, hay que reconocer que esta reforma no sólo será un plus para este joven local en cuanto a espacio al aire libre, sino que vendrá a suplir ciertas carencias que tiene el establecimiento: mejor acústica y más luz natural.

Si bien es cierto que la idea original era una hamburguesería americana clásica, los acontecimientos les están llevando a crear un espacio más ágil y versátil. De momento, han introducido coctelería y platos que se salen completamente del proyecto inicial. «Se puede hacer algo muy digno con un concepto como el de las hamburguesas», añade Del Río. De hecho, están planteando flexibilizar más la carta con medias raciones y algunas hamburguesas de menor tamaño, perfectas para poder probar el resto de los platos. Eso sí, habrá burguer XL para los más carnívoros.

Costillar a la barbacoa. El Delantal

Sin embargo, pese a lo yanqui del proyecto estos cocineros no pierden las raíces y se han apoyado en proveedores y producto local para algunas de sus creaciones como las alitas victoria ‘malagueñas y exquisitas’ haciendo un guiño a la cervecera; los molletes del obrador Máximo que usan para presentar su demandado steak tartar,100 gramos de solomillo de ternera con yema curada en soja o el queso payoyo que introduce en acompañamientos como los macarrones con queso.

Mollete steak tartar con yema curada.

Mollete steak tartar con yema curada. El Delantal

Si nos adentramos en su carta podemos disfrutar de unos ricos entrantes como los ‘mozzarella bites’, rollos de mozzarella, albahaca y tomates secos con tapenade de aceitunas negras; aros de cebolla caseros con buttercream o sus famosas patatas bravas con espuma picante, con sello inconfundible de Óleo.

En su apartado de hamburguesas encontramos, además de una opción vegana y perrito, la ‘blue burger’ con queso crema azul, bacon, portobello crudo, duxelle de champiñón y boletus, y, la más destacada, La Somera, a base de carne madurada, escalope de foie, cebolla confitada y mayonesa trufada que se acompaña de patatas o unas suaves batatas fritas. Un bocado gustoso y con un buen punto de la carne.

En el apartado de carne Sergio y Rui han apostado por clásicos a los que han querido dar su personal estilo oriental tan identitario de estos cocineros. Entre las propuestas: el costillar a la barbacoa con sésamo acompañado de ensalada de col y macarrones con queso payoyo y cheddar; el pulled pork en sándwich con pepinillos y cebolla crunch o el pollo diablo macerado en kimchee. De momento, no hay pescado, pero en breve lo habrá como sinergia con Óleo.

En los postres el ‘plátano muerdo’ copa con base de bizcocho, plátano asado con amaretto y helado de vainilla parece triunfar frente al brownie y la cheesecake, por su juego de texturas y temperaturas.