El delegado de Agricultura de la Junta en Málaga repasa el trabajo que se está ejecutando en la promoción de los productos malagueños y andaluces.

¿Cuáles son las próximas acciones promocionales de los productos malagueños que va a llevar a cabo la marca Gusto del Sur?

Desde la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, apoyamos continuamente iniciativas dirigidas a poner en valor las materias primas de Málaga. En los tres años que llevo al frente de la Delegación hemos realizado acciones promocionales de la uva pasa de la Axarquía, los vinos con denominación de origen Málaga y Sierras de Málaga, la aceituna aloreña, primera aceituna de mesa con DOP, los aceites de oliva virgen extra, los mangos y aguacates, el chivo lechal, las hortalizas al aire libre del Guadalhorce como el tomate huevo de toro, etc. Este año intentaremos también promocionar otros productos de excelencia como son los espetos de sardinas, las conchas finas y los quesos de cabra. 

La calidad de los productos malagueños y andaluces ya van íntimamente ligados a estándares de sostenibilidad y respeto máximo al medio ambiente. Ya no hay vuelta atrás. Sabor, Salud y Sostenibilidad deben ser valores intrínsecos de nuestros productos

En efecto, esas son las tres cualidades de los alimentos de Andalucía que se identifican con nuestra marca Gusto del Sur. Pero es que en cuestión de sostenibilidad, podemos decir que la superficie de la Red Natura malagueña comprende más del 22% de la provincia; casi 38.000 hectáreas se dedican a la producción ecológica, habiendo crecido más de un 14% en la última década; y también tenemos más de 48.000 hectáreas, en su mayoría de olivar, bajo sistemas de producción integrada. Además, la Junta está dando grandes pasos como es la futura Ley de Economía Circular de Andalucía.

La Consejería de Agricultura de la Junta no apoya el modelo de reforma de la Política Agrícola Común propuesto por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ¿por qué?

Porque en los eco-esquemas, principal novedad de la reforma de la PAC, el Ministerio ha definido unos tipos de superficies en cultivos leñosos, basados exclusivamente en las pendientes, sin tener en cuenta otros elementos como el tipo de cultivo o el suelo, que van a provocar una importante pérdida de niveles de apoyo a una gran parte de los olivareros andaluces. Según los análisis de impacto realizados por la Consejería los recortes en la provincia de Málaga se van a concentrar en el olivar y en el regadío de la comarca Norte o Antequera, de forma que más de 7.400 agricultores malagueños podrían ver disminuidas sus ayudas de la PAC en más de un 10%. Esto se debe a que el olivar no será a partir de 2023 un eco-régimen en sí mismo, como ha solicitado el Gobierno andaluz reiteradamente. Además, el Plan Estratégico Nacional remitido por el Ministerio a la Unión Europea es un documento que no cuenta con el consenso de la comunidad autónoma de Andalucía ni del campo andaluz.

Estamos en una época en que el protagonismo del sector debe caer en el productor, ¿no es así?

Los productores siempre tienen y tendrán el protagonismo, como así ha quedado demostrado durante la pandemia. El Gobierno andaluz y los sectores productivos tienen que avanzar juntos, porque solo si tejemos alianzas seremos capaces de salir fortalecidos de esta crisis. Nos ha tocado vivir una etapa difícil y excepcional, pero el sector agrario de Málaga volverá a salir adelante como ha hecho otras veces.

¿Cuál es la estrategia para llevar los productos malagueños y andaluces a mercados del exterior?

«Queremos una Andalucía más verde, competitiva e innovadora»

La promoción de las producciones agroalimentarias constituye un elemento clave a la hora de diseñar estrategias de comercialización. Tenemos ayudas destinadas a la promoción de productos amparados por programas de calidad que van dirigida a Consejos Reguladores y otras entidades que gestionan alguno de los programas de calidad contemplados, como Indicaciones Geográficas Protegidas, Denominaciones de Origen Protegidas o Especialidades Tradicionales Garantizadas. Además, hay ayudas específicas dirigidas a la promoción de los vinos en mercados de terceros países que tienen como objetivo fomentar el conocimiento de sus características y cualidades, con el fin de contribuir a la mejora de la competitividad de nuestro sector vitivinícola y a la consolidación o, en su caso, a la apertura de nuevos mercados.

¿Cómo se mejora la competitividad de los productos malagueños y andaluces?

Lo primero que hizo el Gobierno andaluz del cambio fue elaborar un Plan Estratégico para mejorar la competitividad de los sectores agrícola, ganadero, pesquero, agroindustrial y del desarrollo rural con el que se ha trazado una hoja de ruta para la construcción de una Andalucía 5.0 más verde, más competitiva y más innovadora y a través del cual se movilizarán unos 1.700 millones de euros.