Tendemos a ser más saludables, a estar más informados y a usar la tecnología para hacernos la vida más sencilla. Todo esto se ha visto acentuado en parte por la pandemia, produciendo cambios en distintos hábitos que tienen que ver con la alimentación, la experiencia de cliente en los restaurantes y los cambios en los comportamientos de consumo.

En este sentido, este año hay aspectos que no pasarán desapercibidos para la restauración, las bodegas y los consumidores. Entonces, qué pasará en 2023. Qué vamos a comer y a beber. Cómo lo vamos a hacer y dónde. Para resolver todas estas incógnitas hay que observar algunas de las tendencias que están marcando el sector de la gastronomía, la alimentación y los vinos. He aquí algunas de las más interesantes.

Cocina tradicional

Este año la cocina tradicional y de cuchara seguirá siendo una de las grandes propuestas gastronómicas en cualquier restaurante que se precie. Los sabores de las abuelas, los de antes, lo que nos transporta directamente a nuestra niñez… La cocina del chup chup’ con la que reconfortar el cuerpo y el espíritu va a ser una de las grandes protagonistas del año. Algunos de los grandes exponentes malagueños de la cuchara los tenemos en La Casería, capitaneada por Jacobo Vázquez, donde cualquiera de sus platos de cuchara está elaborado con materias primas de temporada y productos de su propia huerta; Eme de Mariano, regentado por Mariano Rodríguez, un lugar en el que degustar uno de los mejores gazpachuelos de la provincia junto con el de Liceo Playa de Álvaro Saura. También en Araboka Plaza y Araboka Centro apuestan por la cocina de antaño con distintos platos de temporada, y si vamos al interior, en Antequera Charo Carmona y su Arte de Cozina son claro ejemplo de la recuperación del recetario tradicional.

Igualmente, seguiremos siendo espectadores de los maridajes entre gastronomía y coctelería. La gastronomía líquida vino para quedarse y es un concepto muy cuidado en los restaurantes que apuestan por esta combinación que está llamada a ser una constante también en 2023. Grandes referentes en este sentido son restaurantes como La Sole del Pimpi, donde la coctelería y la gastronomía japomalagueña crearon tendencia en el Centro de Málaga; Matiz, que desde sus inicios ha apostado por esta combinación ganadora con las materias primas malagueñas como grandes aliadas; o Pez Wanda, un restaurante ubicado también en el Centro de Málaga idóneo para pasar un rato divertido entre música, cócteles y una carta afinada.

Lo que no te puedes perder en 2023

  • Cocina tradicional y de cuchara: La Casería de Jacobo Vázquez, Eme de Mariano, Araboka Plaza, Arte de Cozina.
  • Cócteles maridados con gastronomía: La Sole del Pimpi, Matiz, Pez Wanda.
  • ‘Food Experience’ en sala: José Carlos García Restaurante, Kaleja, Back Tapas, Palodú.
  • Experiencias gastronómicas saludables: Astrid Tapería Orgánica, Bioko, Avokate Bar.
  • Vinos frescos: Bad Man Wines, de Bad Man Wines (DO Sierras de Málaga), El Pinsapo, de Huerta de la Condesa (DO Sierras de Málaga), La Raspa, de Viñedos Verticales (DO Sierras de Málaga).


Experiencias

Si hay algo que los consumidores de gastronomía valoran cada vez más son las buenas experiencias. La diferenciación hoy en día llega a través de la comida, pero también de lo que se vive y se experimenta en la sala. Una parte no puede convivir sin la otra, por eso no es de extrañar que cada vez más los restaurantes apuesten por un servicio de sala de calidad donde el cliente es el centro de todo y donde lo experiencial es parte indispensable del viaje gastronómico. Aquí los más destacados son los restaurantes más gastronómicos y los que ofrecen al público alta cocina. En estos establecimientos la experiencia de sala es toda una religión que hacen llegar al cliente con armonía y saber. José Carlos García Restaurante, Kaleja, Palodú o Back Tapas son algunos de los lugares en los que la experiencia del cliente en sala es la punta de lanza.

Dentro de esta parte experiencial, los restaurantes tenderán también a lo saludable y a introducir en sus cartas platos aptos para todos, con opciones vegetarianas y veganas. A nadie le extraña ya que las nuevas formas de comer estén presentes en las propuestas gastronómicas de muchos restaurantes, incluso en los de alta cocina, que han visto en este público un nuevo tipo de cliente al que atender y mimar. Abokate Bar, Astrid Tapería Orgánica y Bioko son algunos de los restaurantes donde comer muy saludable es su gran apuesta gastronómica. Alimentos frescos y de temporada combinados en ensaladas, poke bowls, zumos y batidos que tienen una gran aceptación.

Vinos

También hay tendencias que marcarán el sector del vino para este año. Una de ellas será el consumo de vinos más frescos, donde la madera prácticamente no será perceptible, dando paso a vinos en los que predominará más el sabor de la fruta y con los que se puede llegar a un público más joven que quiera experimentar con el vino.

Las bodegas también apostarán por vinos más sostenibles con el medio ambiente, con certificaciones medioambientales o veganas, materiales reciclables y reducción de la huella de carbono en sus producciones, todo ello fruto de las demandas de un consumidor cada vez más responsable con su entorno. Bodegas como Bad Man Wines, La Huerta de la Condesa o Viñedos Verticales son grandes ejemplos de proyectos que apuestan por nuevas fórmulas y conceptos para hacer sus vinos dentro de la Denominación de Origen Sierras de Málaga, no solo en el contenido, sino también en el continente, haciendo uso de nombres, etiquetados y formas de comunicar diferenciadoras que pretenden llegar a un nuevo perfil de cliente y ofrecer novedades a los que ya están inmersos en el mundo del vino.