16 de mayo de 2019
16.05.2019

26M

Galindo promete un gran bosque urbano en los terrenos de la antigua Repsol

Destaca que la ley impide construir con los índices de contaminación que presentan estos suelos

16.05.2019 | 22:06
Rosa Galindo, Ysabel Torralbo y otros miembros de Málaga Ahora, este jueves en los terrenos de Repsol.

El futuro de los terrenos de la antigua Repsol es una de las dudas a resolver en el próximo mandato. La candidata de Málaga Ahora a la Alcaldía, Rosa Galindo, prometió este jueves que su grupo creará el gran bosque urbano en los antiguos terrenos Repsol, «que desde hace años reclama la ciudadanía para en el distrito de Carretera de Cádiz, el de mayor densidad de población de Europa». Galindo, en rueda de prensa, destacó que «gracias a Málaga Ahora la demanda ciudadana de bosque urbano está hoy más cerca», asegurando que «a pesar de todos los impedimentos que nos puso el Ayuntamiento, incluida una amenaza de multa, conseguimos que unos laboratorios independientes hicieran catas y demostraran que Francisco de la Torre mentía y que los suelos están altamente contaminados».

En este sentido, detalló que «en algunas zonas de estos suelos la contaminación por hidrocarburos supera en 190 veces lo que permite la ley» y recordó, al respecto, que «toda la legislación vigente prohíbe construir con estos índices de contaminación, hasta la Sareb lo ha reconocido con estudios posteriores a los nuestros».

De igual modo, la candidata de Málaga Ahora descartó la posibilidad de descontaminar los suelos mediante la retirada de tierra por su «riesgo para salud y su altísimo coste, que impide que ninguna promotora asuma el proyecto».

A su juicio, «la manera más fácil y económica de limpiar los suelos, como insistió, es la fitorremediación, es decir, el uso de plantas tan comunes como árboles leñosos de menos de dos años», dijo.

Asimismo, Margarita Domínguez, integrante de la lista de Málaga Ahora, presente en la rueda de prensa junto a Galindo y Ángel Rodríguez, número tres de la candidatura y experto en medio ambiente, incidió en que «el proyecto del bosque urbano no puede ser una acción puntual, sino formar parte de un cambio de modelo en la ciudad que ya nunca puede obviar el cambio climático ni el medio ambiente como un derecho sobre la salud». Además, mostró varios mapas extraídos del propio Ayuntamiento que «demuestran que en la zona que rodea los terrenos contiene partículas con efectos negativos para la respiración».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook