22 de mayo de 2019
22.05.2019

Entrevista

"No nos podemos permitir que Vox decida el Ayuntamiento"

Daniel Pérez es el candidato del PSOE a la alcaldía de Málaga

22.05.2019 | 23:06
Daniel Pérez, en la plaza de la Marina, después de realizar la entrevista con La Opinión.

Lleva cuatro años en la oposición. Los mismos que está en la política municipal, a la que llegó después de ocupar un cargo en la Junta de Andalucía. Se confiesa un enamorado de Málaga. Miraflores, el barrio en el que se ha criado y sigue viviendo, le condiciona a no olvidar la humildad.

Para Daniel Pérez ha llegado el momento de que Málaga vuelva a tener un alcalde que no sea del PP. «Es ahora o nunca», resume una sensación de victoria que se hace latente en él, a pesar de la «máxima cautela» que se ha prescrito por el camino. A continuación, impresiones y respuestas de Pérez, casi al final de campaña.

¿Cómo describiría Málaga para alguien de fuera?
Yo soy un enamorado de Málaga y quiero potenciar la imagen de la ciudad. A una persona de fuera, le diría que es la mejor ciudad. La llevaría a ver el Centro Histórico. Claro, a los barrios no la puedo llevar. No la podría llevar a recorrer, por ejemplo, las calles de Cruz de Humilladero o las calles de La Luz. No sería la mejor imagen a transmitir y creo que Paco de la Torre tampoco sería capaz.

¿Cuál es el estado de salud de su grupo municipal? Ya son más de dos décadas en la fría oposición...
Es un grupo cohesionado y que trabaja con mucha ilusión. Es verdad que después de haber ganado las últimas elecciones generales con más de 40.000 votos de diferencia en Málaga, mi grupo, desde la responsabilidad, se siente muy ilusionado.
Vemos que es el momento del cambio.

¿Siente que tiene el respaldo unánime de su partido?
Me siento respaldado porque soy un candidato elegido por primarias. No es como el PP, que elige a su candidato a dedo. Salgo con la fortaleza de la unanimidad. Después de muchos años, tengo la sensación de que ahora es el momento.

¿Usted extrapola el resultado de las generales al 26M?
Yo soy muy cauto. La participación en unas elecciones generales siempre es mayor. Pero cuando la gente de izquierdas sale a votar, gana la izquierda. Hay que impedir que Vox sea determinante en el gobierno municipal. En la movilización está el triunfo del PSOE.

¿Se ve como el freno de Vox?
Paco de la Torre contaría con Vox. Yo, al único partido al que le pongo un cordón sanitario, es a Vox. No pactaría con ellos nada.
El PP ha gobernado, prácticamente, hasta el final del mandato gracias a Ciudadanos. ¿No teme una revalidación?
Creo que ha sido una relación que ha ido de más a menos. Una pérdida de credibilidad total. Al final, Juan Cassá ha tenido que retirarle el apoyo al PP. Es más, se siente engañado. Paco de la Torre ha engañado a Juan Cassá y una persona, cuando te engaña, pierde la credibilidad. El alcalde ha hipotecado su honradez a dos concejales que se encuentran como imputados (Porras ya no lo está).

Exceptuando a Vox, como ya ha dejado claro, ¿con qué partido le gustaría pactar después de las elecciones?
Aspiro a gobernar en solitario y con acuerdos puntuales. Sé que no estamos muy lejos. Cuando tengamos los resultados, buscaremos lo mejor para Málaga. Salvo Vox, todos los partidos son interlocutores.



¿Qué planes tiene para los terrenos de Repsol?
El mismo que tiene la mayoría de los malagueños: un gran parque en los terrenos de Repsol. Es parte del equipamiento que necesita la ciudad de Málaga. Hay que devolverle espacios verde a los distritos más poblados de la ciudad como Cruz de Humilladero y Carretera de Cádiz. Es una obligación moral devolverle un pulmón verde a la ciudad.

¿Está a favor de una consulta popular?
De entrada, siempre estamos a favor de una mayor participación. Nunca nos vamos a negar a una consulta. Pero sé, así puedo decirlo alto y claro, que la gran mayoría de malagueños lo que quieren ahí es un gran parque.

¿Cuál es su opinión sobre el rascacielos del puerto?
Este proyecto tiene que ser repensado. Como está ahora, tiene que sufrir modificaciones. Hay que ver si reúne las condiciones de viabilidad. Pero tiene que ser un proyecto que hay que bajarlo en altura para que pueda tener un mayor encaje en la fachada portuaria y en el skyline de la ciudad. Luego, ya veremos si se puede hacer o no.

¿Qué medidas propone para incrementar la protección del patrimonio?
Sobre todo, escuchar. Paco de la Torre, por ejemplo, sabía que se iba a derribar Villa Maya. Tenía los informes.

¿Qué opinión tiene sobre la actual Gerencia de Urbanismo?
Respeto absoluto a los trabajadores y funcionarios de la Gerencia. Pero tengo que decir que no funciona bien. El mayor despropósito de gestión en Málaga está ahí. Hay que poner al frente de la misma a una persona de máximo prestigio. La Gerencia tiene que ser repensada de arriba a abajo.

¿Sustituiría el Astoria por otra infraestructura?
Siempre he defendido que hay que derribar el Astoria y hacer la correspondiente cata arqueológica. Una vez que se sepa el grado de protección, o se queda un espacio abierto, o se busca una opción intermedia. Lo primero es derribar esa mancha, que afea ahora mismo a Málaga. Son muchos años de inacción y 21 millones de euros que costó la manzana del Astoria.

La solución que se le ha dado a los patinetes, ¿es satisfactoria para usted?
Me gustan los patinetes. Es un sistema de movilidad limpio. Pero la clave es la regulación. Toda la actuación del Área de Movilidad ha sido un despropósito.

¿Cómo valora el proceso de municipalización que se ha iniciado en Limasa?
Al final, se ha cumplido todo lo que decíamos que iba a pasar. Limasa tenía que ser municipal porque el sistema de gestión que había no funcionaba. Verdaderamente, el principal problema que tiene la ciudad es la limpieza. Es una barbaridad como están las calles de sucias. Paco de la Torre ha hecho lo que queríamos nosotros y le ha faltado la palabra a su socio de investidura.

¿Cómo es su relación con De la Torre?
Es una relación respetuosa. Hacemos una defensa aguerrida de nuestras posturas, pero tenemos un trato muy cordial.

¿Y con Juan Cassá?
Es una relación muy buena. Una relación muy fluida. Tengo más afinidad con Juan Cassá que con el alcalde. Con Juan me he tomado un café.

¿Siente que los buenos resultados de las generales le sirven como rebufo?
Después de unas generales, el partido que gana siempre tiene unos dos o tres puntos de repunte. Al final, todo el mundo quiere ser el ganador. Pero no hay que confiarse. Si nos confiamos será Vox quien decida el Ayuntamiento de Málaga. Y eso no nos lo podemos permitir los malagueños.

Encontrar un alquiler en Málaga es una tarea complicada. ¿Estamos ante una burbuja?
Sí hay una burbuja del alquiler y está haciendo mucho daño a los jóvenes y a las familias trabajadoras. Un piso de dos dormitorios en Barbarela, hace cuatro años, costaba 450 euros. En estos momentos, está en 800 euros. Se ha duplicado. No se ha regulado la situación de los alquileres turísticos. No hay suficientes viviendas de alquiler. En materia de VPO, desde que se ha construido Soliva, no se ha hecho nada. Yo quiero desarrollar un parque público de alquiler que dependa del Ayuntamiento.

¿Cómo resumiría su modelo de ciudad?
Mi modelo de ciudad lo resumo bajo una filosofía: asomar la ciudad al mar. Incluye que el peatón gane espacio al coche, que gane el transporte colectivo. Las mejoras también tienen que mirar al mar. Las playas se tienen que utilizar a lo largo de todo el año. Tenemos que mirar a la ciudad consolidada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook