Formación y educación
Colegios privados

´Se trata de que el alumno conozca su talento y el mundo en el que vive´

Entrevista a la directora del Colegio Internacional Torrequebrada, Sonia Díez, en la que habla del cambio metodológico que está liderando este centro

25-02-2016Meneame
La directora del Colegio Internacional Torrequebrada, Sonia Díez.
La directora del Colegio Internacional Torrequebrada, Sonia Díez.

LA OPINIÓN El Colegio Internacional Torrequebrada ha iniciado el cambio en la provincia. Un cambio metodológico que deja atrás los pupitres en Primaria, aboga por el trabajo por proyectos y se centra en personalizar aún más la experiencia educativa de cada alumno. Se trata de que el alumno conozca su talento y el mundo en el que vive para que, descubra, que tiene ante sí un mundo de posibilidades. Sí, los tiempos y espacios para educar son importantes.

¿Cómo está el Colegio Internacional Torrequebrada?
El colegio está muy bien, ¡mejor que nunca! y lo digo con intención literal: cada vez es más "colegium", del latín com-legere (con otros que elige), es decir, un maravilloso lugar que vincula a personas que escogen estudiar y desarrollar una labor juntos y en torno a un objetivo común.

¿Qué diferencia el Colegio?, ¿qué lo hace especial?
Nuestra visión tiene la fuerza y nuestras personas tienen la energía necesaria para hacer que suceda. La pasión, el compromiso y la honestidad colectiva con respecto a nuestra ilusión nos hace "especiales" (no "perfectos", ni "los mejores"). Ese vocabulario petulante y prepotente no va con nosotros, pero por supuesto, que nos sentimos "únicos y nos gusta, no renunciamos a ser "nosotros" y a tener identidad propia.

¿Te sientes como un pez volador en el ámbito educativo?
¡Sí! ¡Exacto! Y me han nacido pez, dentro del agua, y sé nadar en mi medio, pero un día sucedió que exploré fuera del agua y descubrí el placer de volar y ahora ya no puedo renunciar a ver el mundo educativo en todas sus dimensiones y posibilidades. Pero, ¿sabes?, no soy una "mutación", soy parte de una raza... El mundo está lleno de peces voladores como yo, sólo tienes que ser capaz de "mirar en la dirección correcta y los verás porque son inasequibles al desaliento: disfrutan muchísimo con lo que hacen y eso garantiza la permanencia y continuidad de su manera de hacer.

Has cambiado la metodología del centro: has eliminado el concepto de clase tradicional con pupitres, has abogado por nuevos espacios de aprendizaje y por trabajar por proyectos. ¿Qué te ha empujado a realizar ese cambio?
El respeto y la lealtad al compromiso que como Educadores hemos contraído con nuestros niños. No es verdad que el sistema tradicional y arcaico de clases magistrales, alineadas físicamente en pupitres, acotados en espacio, recursos y tiempo (un profesor, una asignatura, una hora, un aula), un curriculum estándar y una evaluación genérica para todos los alumnos, les esté ofreciendo la preparación que necesitan para competir, vivir y ser felices en el mundo global en el que viven, ni que garantice en absoluto lo que consideramos debe ser el fin último de la educación: un mejor conocimiento de sí mismos (sus talentos, sus fortalezas y posibilidades) y del mundo en el que viven (sus horizontes) para actuar con autonomía, trabajar y ganarse la vida con aquello que les hace felices y contribuye al bien común.

No quiero, mi equipo y yo no queremos, olvidar ni renunciar a este principio básico de por qué educamos. El lugar y los recursos con los que dotamos nuestros "tiempos y espacios para educar" determinan lo que ahí sucede y su resultado.

¿Qué deficiencias encontrabas en el sistema metodológico anterior?
Las deficiencias que encuentro son, fundamentalmente: rigidez, incoherencia, falta de eficiencia, alejamiento de la realidad, falta de respeto hacia el alumno, sus necesidades y el profesor y las suyas también y, sobre todo, le atribuyo ser el origen de grandes vicios y pecados en la Educación: desidia, desencanto, falta de iniciativa y no-responsabilidad en la búsqueda de soluciones ante los gravísimos problemas que actualmente existen y se perpetúan en la educación de nuestros niños.
Los niños sólo tienen una oportunidad de ir al colegio en sus vidas; 15 años en los que merecen un compromiso de mejora continua, hacer algo diferente con lealtad y compromiso profesional de cambiar las cosas a mejor.

¿Como es el sistema actual?
El sistema actual, avalado por la propia normativa, es inmovilista y limitante hasta extremos de una incongruencia y radicalidad que resulta ofensivo hacia los profesionales y las familias. Los planteamientos que hace para el ejercicio de la supuesta "autonomía de los centros" en todos los asuntos: calendario, horario, homologaciones y acreditaciones profesionales (sepan ustedes, por ejemplo, que una profesora doctorada en biología por la Universidad de Oxford – educación Europea- no podrá ejercer su profesión como docente de su especialización en bachillerato durante los dos años que, de media, llevará su papeleo ante el Ministerio... es absurdo); materias e itinerarios curriculares, formas de evaluación,... recuerdan a la máxima fordiana de la revolución industrial "usted puede elegir el color que desee para su coche... siempre que éste sea negro"...

... Y ha llovido mucho desde esos tiempos
Nosotros hemos hecho una apuesta muy valiente y muy comprometida porque queremos disfrutar de nuestra profesión. Realmente queremos dar lo mejor de nosotros mismos y para eso, el corsé y las maneras rígidas de lo impuesto tradicionalmente aceptado nos resultan dolorosamente inasumibles.


Cómo buscar empleo
Becas
Vuelta al cole