Cuando el 17 de agosto concluya la Corrida Picassiana, se dará por finalizado el abono, pero no la Feria Taurina de Málaga 2022. Aún restarán cuatro tardes de toros en La Malagueta de la mano de la Escuela Taurina de la Diputación de Málaga, que recupera su Certamen Internacional en su décimo quinta edición.

Del 18 al 20 de agosto se celebrarán las tres semifinales; mientras que el domingo 21 se disputará la gran final con los tres mejores clasificados. Será el momento más popular de la fiesta, con unos festejos de carácter gratuito en clase práctica que cada año arrastran hasta los tendidos del coso del paseo de Réding a multitud de aficionados, destacando la presencia de familias completas y, fundamentalmente, de muchísima juventud.

En concreto, participan en este ciclo un total de quince alumnos de escuelas taurinas España y Portugal. Tras dos años sin celebrarse, existe una gran ilusión por su recuperación, y por ello han puesto todo su esmero desde la organización para que las reses que sean lidiadas contribuyan al lucimiento de los jóvenes espadas.

Erales de Reservatauro (que afrontará su segundo compromiso tras la novillada picada del sábado 13), Villamarta, Dolores Rufino y Buenavista serán lidiados no solo por alumnos malagueños; sino también de Palencia, Jaén, Salamanca, Guadalajara, Motril, Écija, Almería, Albacete, Valencia o Vilafranca de Xira (Portugal).

Actúan como locales cuatro alumnos de las escuelas de la provincia, no solo de la de la Diputación, sino también de las de Ronda y, por primera vez tras su reciente constitución, la de Antequera. En concreto, Manuel Martínez (Málaga) y José María Rosado (Ronda) harán el paseíllo el día 18, Ángel Gabriel (Antequera) el día 19, y El Gali (Málaga) el día 20.

Los tres mejores clasificados pasarán a la gran final, que se celebrará el domingo, 21 de agosto. Quien resulte ganador tendrá como premio su inclusión en la novillada con picadores de la feria taurina de 2023; lo que supone todo un aliciente. No hay ningún certamen que ofrezca como recompensa un contrato de esta envergadura en una plaza de primera categoría, ni que cuente con un respaldo popular como este de La Malagueta.

Prueba del prestigio del certamen, que era presentado por el entonces diputado de Cultura Víctor González, el gerente de la empresa Lances de Futuro José María Garzón y el gerente de la Escuela Taurina de la Diputación Óscar Plaza, han sido numerosos los ganadores del mismo a lo largo de sus catorce ediciones anteriores que hoy se encuentran asentados en el escalafón de matadores de toros, caso de José Garrido o López Simón, entre otros.

Al Certamen de Málaga trae cada escuela a sus mejores representantes, y por eso el nivel de lucha y superación está garantizado para seguir creando afición entre las nuevas generaciones de malagueños.