Para que una fiesta lo sea de verdad es fundamental que la ciudadanía se sienta protegida. De ahí el dispositivo especial de seguridad de la Feria, que tiene como objetivo hacer cumplir la ordenanza de la semana grande y demás normativa municipal relativa a la celebración de eventos que supongan una gran afluencia de público, así como velar por la seguridad con una labor preventiva ante la posible comisión de infracciones y con especial atención a los posibles casos de delitos de odio, violencia de género, abusos o agresiones sexuales y sumisiones químicas.

Durante los días de Feria, del 13 al 20 de agosto, ambos incluidos, todos los servicios ordinarios de los distintos cuerpos policiales se mantienen. Es decir, el plan coordinado supone un incremento extra de la seguridad con motivo de esta celebración y se ha diseñado tras varias reuniones técnicas previas con todos los estamentos e instituciones implicadas.

La Policía Local realizará un total de 4.557 servicios policiales durante la Feria, con una media de 456 efectivos diarios (media diaria similar a la de 2019, cuando la Feria tuvo una duración mayor), de los que 1.981 se adscriben al operativo extraordinario que se suman a los 2.576 del servicio ordinario. Por su parte, el Cuerpo Nacional de Policía realizará 1.566 servicios, con una presencia media diaria de 150 policías en la calle. Y, la Guardia Civil participará en este plan con 130 agentes de siete unidades dedicados a las tareas de vigilancia y control del tráfico.

En esta nueva edición de la Feria, el Cuerpo Nacional de Policía utilizará un dron que se sumará al dispositivo de vigilancia y permitirá disponer de imágenes aéreas desde diversas perspectivas y con la ventaja de ofrecer movilidad y rapidez ante las situaciones que lo requieran.

En la Policía Local de Málaga continuará prestando sus servicios un año más el Grupo Operativo de Apoyo (GOA) que contará con el apoyo de la Unidad Canina junto al GIP (Grupo de Investigación y Protección). También participarán policías locales del Grupo de Investigación de Accidentes y Atestados (GIAA) que realizarán controles preventivos de alcoholemia tanto en el Centro como en los accesos al Real, entre otras funciones.

Igualmente, se contará en todo momento con el apoyo del grupo de trabajo de la sala 092 que atenderá y canalizará todo el flujo de llamadas y se coordinará en todo momento con todos los Cuerpos de Seguridad del Estado implicados en esta operativa especial. Además, se contará con el equipo de sala del Centro Municipal de Emergencia desde donde se controlan las 36 cámaras de videovigilancia situadas en diferentes puntos del Centro Histórico.

En el Centro se extremarán las medidas de prevención de actividades delictivas y control de objetos peligrosos, entre los que se incluyen los controles de acceso para evitar la entrada con botellas de vidrio, control de venta de alcohol a menores, venta de bebidas sin autorización, venta ambulante, así como las barras de alcance para la expedición de bebidas para su consumo en la vía pública y otras infracciones a la Ordenanza de Convivencia.

Además habrá patrullas fiscales que se encargarán de impedir la venta de los productos de contrabando, como el tabaco y se inspeccionarán establecimientos susceptibles de tenencia y comercio de productos pirotécnicos y armas prohibidas, entre otros.

Para una mayor seguridad en todas las áreas de gran aglomeración de personas, tanto del Real como del Centro, y como ya se hizo viene haciendo en las últimas ediciones de la feria, en puntos de entradas determinados se establecerán zonas de cerramientos con obstáculos físicos para el bloqueo de las mismas, dispuestos de tal manera que se realice la maniobra en el menor tiempo.

Sumisión química

En relación a la alarma social generada por agresiones leves con objetos punzantes susceptibles de tratarse de sumisión química, se ha establecido un protocolo específico entre Policía Local y Nacional que incluye refuerzo de cacheos preventivos tanto estáticos como dinámicos en los lugares de acceso de celebración de la Feria y especial atención al uso de objetos punzantes; refuerzo de vigilancia de actitudes sospechosas con agentes de paisano que estarán especialmente atentos a este tipo de conductas así como control 24 horas de las 36 cámaras de videovigilancia ubicadas en el Centro Histórico.

En este sentido se ha recordado que, en cualquier caso y con independencia de que se produzca o no la sumisión química, dichas agresiones con objetos punzantes tienen el carácter de delito de lesiones.

En caso de que se produzca una presunta situación de sumisión química, la víctima o testigos deben solicitar ayuda y asistencia en cualquiera de los puntos habilitados para ello (puntos violeta) o ante cualquier agente de la Policía. Los efectivos de Policía Local atenderán a la víctima y darán comunicación inmediata a Policía Nacional; se procederá a la identificación de la misma así como a la de posibles testigos; si la victima presenta síntomas y está acompañada se derivarán al Hospital Materno; en caso de que la víctima se encuentre sola será la policía la encargada de acompañarle al centro médico; en el caso de ser un menor se activará rápidamente la localización de padres y tutores. En el centro médico será examinada y se le hará analítica para determinar la posible sustancia inoculada, así como la posibilidad que se hayan producido abusos o agresiones.

Tráfico

La Guardia Civil se encargará del control de tráfico en los accesos a la ciudad y en las rondas de circunvalación. Se reforzarán además los controles de conducción bajo los efectos del alcohol con actuaciones diarias y se vigilarán con radares los excesos de velocidad durante estos días. El instituto armado incrementará las patrullas en las rondas de Málaga para evitar paradas en los arcenes coincidiendo con los fuegos artificiales del miércoles por la noche.

Por parte de Protección Civil, habrá 20 voluntarios en la zona de la Malagueta para cubrir los fuegos artificiales del viernes 12, a los que se sumarán los 110 servicios que se realizarán en la Feria del Centro y los 220 a llevar a cabo en la zona del Real, lo que sumará un total de 330 servicios de voluntariado a lo largo de toda la Feria de Málaga.