El Juzgado de Instrucción número 8, en funciones de guardia, acordó dejar el libertad provisional al hombre de 43 años detenido por poner cámaras ocultas en la Feria de Málaga para grabar a personas orinando. Tal y como adelantó ayer La Opinión, se le tomó declaración el martes y se acogió a su derecho a no declarar. La calificación penal de los hechos está pendiente de que se analice el contenido de las tarjetas intervenidas.

Los hechos comenzaron sobre las 02.15 horas de la madrugada del domingo al lunes 15 de agosto en la zona del recinto ferial. En concreto, en las inmediaciones de calle de la Bandolá, donde una pareja de agentes de la Policía Local de Málaga que realizaban labores de seguridad se percataron de la presencia de un individuo cuya actitud les resultó sospechosa, ya que no cesaba de agacharse y ponerse en pie, a la vez que miraba continuamente hacia los lados para comprobar que nadie pudiera advertir su presencia.

Tras una sigilosa vigilancia, los policías locales se acercaron hacia él, momento en el que, al percatarse de la presencia policial, guardó rápidamente un objeto, que resultó ser una cámara.

Los agentes realizaron una inspección ocular localizando hasta cinco cámaras de detección de movimiento ocultas en la zona, tratándose de un lugar en el que de modo recurrente suelen acudir jóvenes a miccionar.

Tras ser preguntado por los policías locales, el individuo reconoció que las cámaras eran de su propiedad, practicándole los agentes un cacheo preventivo de seguridad tanto a él como a una mochila que portaba, a raíz del cual se le intervinieron numerosos objetos, entre ellos, además de las cinco cámaras de detección de movimiento, dos teléfonos móviles, una cámara fotográfica y otra de vídeo, dos discos duros, una linterna, un mp4, cinco pen drives USB y 49 tarjetas de memoria.

Ante los hechos, los policías locales procedieron a la detención del individuo y a su traslado a dependencias de la Comisaría Provincial de Málaga, haciéndose cargo Policía Nacional de las posteriores investigaciones.

Agentes adscritos a la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Brigada Provincial de Policía Judicial practicaron dos entradas y registros en sendos alojamientos relacionados con el detenido.

En un apartamento vacacional utilizado por el investigado en el centro, en la calle Pozos Dulces, los agentes localizaron e intervinieron varias mini cámaras --idénticas a las intervenidas por Policía Local en el recinto ferial--, además de un ordenador portátil y una tablet, multitud de tarjetas de memoria y cargadores, entre otros efectos.

En este inmueble, los agentes localizaron en el balcón una cámara dispuesta para grabar un callejón utilizado por algunos ciudadanos para hacer sus necesidades en estos días de fiestas.

Los agentes concluyeron el registro en este apartamento vacacional del centro realizando una requisa en el callejón, donde, siguiendo las indicaciones del propio investigado, localizaron varias mini cámaras escondidas.

Una de dichas cámaras se encontraba oculta en un hueco de la pared a ras de suelo. En total se intervienen tres cámaras de idénticas características a las ya intervenidas por la Policía Local. También se practicó un segundo registro en otro alojamiento vacacional utilizado por el investigado en las proximidades del Real de la Feria.

La Policía trabaja en el volcado, análisis y estudio del contenido de todo el material intervenido. En un análisis superficial de uno de los teléfonos móviles intervenidos al detenido, los agentes hallaron abundante material de pornografía infantil consistente básicamente en fotografías de niños y niñas miccionando en diferentes lugares y posturas.