15 de marzo de 2019
15.03.2019
Otra joyas del Festival

Los pequeños grandes refugios de la cinefilia pura y dura

ZonaZine y el apartado dedicado a los Documentales se confirman año tras año como los mejores espacios para realizar descubrimientos audiovisuales

15.03.2019 | 05:00
Ellas (la historia de la princesa y la guerrera): la lucha contra el cáncer de Virginia Muñoz.

El Festival de Málaga.Cine En Español tiene en sus competiciones paralelas los espacios más seguidos por los auténticos cinéfilos. En ellos no hay alfombras rojas ni fans en la puerta pidiendo autógrafos a grito pelado; esto es cine puro y duro.

ZonaZine


Templo de descubrimientos. El comité de selección de este apartado tiene el olfato bien entrenado: aquí se vieron antes que casi en ningún lado Julia ist, El desconocido, Toastmaster, La cueva, El perdido, Esa sensación o, sin ir más lejos, el año pasado Con el viento, algunas de las películas más arriesgadas e interesantes de las últimas hornadas de nuestro audiovisual. Echarle un vistazo a la oferta de este año abre el apetito, desde luego: Asamblea, de Álex Montoya, «una propuesta que cuestiona con humor el concepto mismo de participación»; Rutas en febrero, de la canadiense uruguaya Katherine Jerkovic, premiada allí donde se ha proyectado, o Perro Bomba, de Juan Cáceres, nueva muestra de la pujanza de uno de los cines latinoamericanos más potentes y sugerentes, el chileno, son dos de los títulos más esperadas. Pero hay cinco títulos más que prometen. Conviene arriesgarse.

Una imagen de Asamblea, película de Álex Montoya incluida en ZonaZine.

Documentales


Devoción por la no ficción. Otra sección mimada por los responsables del Festival de Málaga es la de los Documentales. Recordemos que aquí, por ejemplo, muchos descubrieron a Carolina Estudillo, una de las grandes autores de no ficción que opera en nuestro país, o que se estrenó A la sombra de la cruz, reciente y necesaria cota sobre nuestra historia reciente. Poco a poco, año tras año, se ha creado y consolidado toda una comunidad de cinéfilos que acuden con devoción y emoción a las proyecciones de documentales provenientes de mil lugares del mundo y que tienen aquí un espacio abierto y respetuoso; esta temporada, con ocho cintas a concurso y un off más que interesante, no lo será menos.

Tres documentales, pero fuera de concurso, tienen un marcado acento malagueño: por un lado, Imborrable, de Jorge Rivera, sobre el frustrado rodaje de un cortometraje en el Cortijo Jurado; por el otro, Ellas (la historia de la princesa y la guerrera), testimonio de la lucha cotidiana contra el cáncer de la actriz Virginia Muñoz. Y no hay que olvidar La estrella de Emi Bonilla, de Jorge Agó, un recuento de la espectacular vida y personalidad del singularísimo cantaor afincado en Málaga.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp