23 de marzo de 2019
23.03.2019
Sección oficial

El otro circo

Crítica dela película 'O grande circo místico', de Carlos Diegues

23.03.2019 | 05:00
Plano de la película

El realismo mágico incluye elementos fantásticos en su narración con la intención de profundizar en la realidad a través de lo extraordinario. Algo tan fácil de entender se ha convertido en uno de los movimientos artísticos más arduos de tratar pero que a su vez atrae a más gente de la que se merece.

En El gran circo místico nos cuentan la historia de cinco generaciones de la misma familia circense. Desde mil novecientos diez hasta la era moderna, un circo incapaz de envejecer repleto de personajes oscuros y siniestros pero llenos de humanidad. Todo esto llevaría a entender que estamos ante una obra fácil de digerir y despreocupada de parlamentos y discursos filosóficos. Solo el entretenimiento y la espectacularidad del propio circo como estilo de vida anuncian al espectador un buen rato, pero nada más lejos de la realidad. El director brasileño Carlos Diegues construye un relato de terror moderno con tintes sociales acabando con un resultado inverosímil y desprovisto de rigor narrativo.

El arrojo que Carlos Diegues vuelca sobre una historia familiar que crece en paralelo con la sociedad que la rodea (y que tiene la mala suerte de atraer a todos los seres oscuros y perversos de al rededor), acaba creando una obra menor y carente de fundamento. La película, en ocasiones, es incómoda de ver; otras, una especie de telenovela sin incidentes memorables salvo los excesivamente violentos que sugieren un cambio en su trama. Estamos ante una película inclasificable, o como otros se atreven a decir, «una película de festivales». Destacar la presencia de Vincent Cassel como personaje antagonista en una interpretación soberbia, acentuando el precio del paso del tiempo y el dolor por lo malvivido. Pero l realismo mágico no ha sido entendido en El gran circo místico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook