Roberto Lozano y Marta Arranz, pareja, director y productora del documental All the Souls que se estrena a nivel nacional hoy en el Festival de Cine de Málaga, planeaban irse de vacaciones en 2015 después de cinco años sin un respiro. Pero ocurrió la catástrofe en Nepal, un terremoto de magnitud 7,8 que devastó la capital y sumió a la población en el caos más absoluto, de manera que, sin dudarlo, cancelaron planes.

Una llamada de Valladolid a Salamanca bastó para confirmar que iban a reunir un equipo para partir rumbo a Katmandú lo antes posible. Al otro lado del telefóno estaba el reportero Roberto Fraile, un gran amigo de Roberto Lozano desde hacía más de 20 años, que se unió al proyecto con su frecuente "¿cuándo hago las maletas?". Y así emprendieron el camino.

"Si él no viene pues seguramente no hubiéramos ido, porque era nuestra persona de confianza para hacer este tipo de cosas. Nuestra locura nos la seguía", explica Marta Arranz. "Siempre lo llamabas y estaba dispuesto a ir contigo a donde fuese", añade Roberto Lozano. Y así ocurrió con All the Souls, el último trabajo del periodista Roberto Fraile asesinado en Burkina Faso junto al reportero David Beriain y el conservacionista irlandés Rory Young.

Roberto Fraile y Roberto Lozano. L.O.

Aunque la intención inicial era contar las consecuencias del seísmo, allí el equipo fue testigo directo del problema real de la trata de seres humanos que sufre la sociedad nepalí. "En un área de servicio en uno de los viajes que hicimos por el país, vimos a dos hombres que se llevaban a dos niñas en un coche", recuerda el director. "Al ver la cámara de Roberto Fraile se percataron de que estábamos allí, se montaron en el coche y se fueron corriendo.Tuvieron miedo de que pudiéramos grabarlos. A partir de ese momento empezamos a investigar".

Descubrieron la facilidad con la que los niños y sus familias son engañados bajo el pretexto de concederles una buena educación, un trabajo, un futuro... y acaban cruzando la frontera con la India atrapados en una red de trata. A las niñas secuestradas se les pone un precio, y este oscila entre los 150 y 25.000 dólares.

A lo largo de tres rodajes que discurrieron en 2015, 2018 y 2019, con Roberto Fraile y Ciro Selma al frente de la dirección de fotografía, All the Souls desgrana todas las dimensiones de la lacra de la trata que abarca a Nepal y a India, donde cada año se venden entre 6.000 y 12.000 mujeres y niños. Sobre un discurso espiritual, casi onírico, sobre los agujeros de la sociedad, el destino y la propia fe, se entrelazan las historias de las víctimas rescatadas de la esclavitud y la explotación sexual, que en muchos casos no han alcanzado la adolescencia, junto al importante trabajo de una ONG local, Three Angels, que lucha por coser la herida pese a estar amenazada de muerte.

Imagen del documental All the Souls. L.O.

El río Bagmati, las pilas de cremación, la caótica frontera con India... son algunas imágenes que ilustran todas las dimensiones de la sociedad nepalí y que confluyen en All the Souls. "Nos habla de los diferentes ángulos que tiene el ser humano, somos capaces de lo mejor o lo peor", añade Lozano.

Este trabajo compite en la sección Afirmando los Derechos de las Mujeres del Festival de Málaga, su première en España después de presentarse por primera vez en el Festival Internacional de Cine de Varsovia el pasado octubre. "Es un orgullo y un honor que nos hayan seleccionado en uno de los festivales más importantes del cine español, no podríamos tener otro estreno mejor. Y que sirva de homenaje para el legado de Roberto Fraile", agradece el director Roberto Lozano.