Kiosco

La Opinión de Málaga

Crítica

Escalada hacia lo sencillo

Crítica de 'La cima', de Ibon Cormenzana, dentro de la Sección Oficial del Festival

Patricia López Arnáiz, en 'La cima'

Dirección: Ibon Cormenzana

Guión: Nerea Castro Andreu

Intérpretes: Javier Rey, Patricia López Arnaiz, Blanca Apilánez, Kandido Uranga

Mientras comentábamos un compañero de estas páginas y yo nuestros dispares pareceres sobre La cima, me di realmente cuenta de por qué me había gustado tanto la película de Ibon Cormenzana. Me decía el colega que falta mucha información de uno de los personajes, que no hay desarrollo dramático para justificar aquella escena de los juegos en la nieve tras el tono casi de circunspección total anterior... Y entonces lo entendí, me entendí: me gustan, y mucho, las películas ingenuas, de línea clara y de ambiciones sencillas. 

Es cierto que Cormenzana no nos ofrece un largometraje rematadísimo, de grandísima altura (perdón), que le falta la mirada de un Herzog o un Ballard (Carroll, no el otro) para aprehender un paisaje tan físico, esencial y, a la vez, de cierta mística como el Annapurna, pero la historia, sencilla y clasicotísima, bien depurada, es preciosa. 

Los huecos del guión los compensan dos de los mejores intérpretes que trabajan ahora mismo en el cine español: Javier Rey, atolondrado, claramente superado por su aventura pero con tesón infinito y contagioso por una de esas importantes razones del corazón, y, especialmente, Patricia López Arnáiz, la experta huraña, que ha buscado uno de los lugares del mundo para refugiarse de no se sabe muy bien qué pero cuyas motivaciones no importan. Ella misma, con su mirada, compone un plano final emocionantísimo, que, además, dice mucho y bueno de Ibon Cormenzana, un realizador con delicadeza, discreción y sensatez, lejos del tremendismo sentimental y la épica de lo íntimo propios de estos tiempos y que cada vez resultan más estomagantes. Más que recomendable.

Compartir el artículo

stats