No será un ejercicio más ni 'el curso de la marmota'. El retorno de la presencialidad ya se basta por sí solo para asegurar las novedades en el seno de la comunidad universitaria. Además, el vigente clima de reconstrucción económica aporta una oportunidad para afrontar viejos retos y superar asignaturas pendientes. Es la sensación que transmitió, durante el acto de apertura del nuevo curso académico, el rector de la Universidad de Málaga, José Ángel Narváez, quien reivindicó la necesidad de obtener más recursos económicos "para la lucha contra la precariedad laboral del personal investigador, sobre todo los más jóvenes, o la puesta en marcha de nuevas infraestructuras".

Durante los pasajes más reivindicativos de su intervención, Narváez le reclamó a la Junta de Andalucía que combata "la incertidumbre" y cuestionó la reforma del sistema universitario en la que trabaja el Gobierno nacional de Pedro Sánchez.

El máximo responsable de la UMA explicó que desde la institución académica se va a trabajar "con lealtad a la Junta pero también con atención para que no reine la incertidumbre".

Narváez aireó "la falta de un plan estratégico para la educación andaluza" e invitó al Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos "a definir un nuevo modelo educativo, a plantear cómo queremos que sea el sistema educativo andaluz dentro de 10 años".

Al dirigirse a las instituciones públicas, Narváez pidió que la inyección de fondos en las universidades "no se vea como un gasto, sino como una inversión de futuro".   

En este punto, y sin abandonar el tono crítico, el rector aseveró que "la reforma del sistema universitario español prevista por el Gobierno propone grandes objetivos pero ni los medios ni los recursos que plantea esta ley parecen que vayan a garantizar una reforma etructural". "Este país necesita un pacto por la Educación; con la educación -y, en especial, con la educación superior- nos jugamos el futuro", enfatizó José Ángel Narváez.

El rector también celebró el "necesario" regreso a las clases presenciales de este curso y lamentó que, a causa de la pandemia, algunos estudiantes "todavía no conozcan a la mayoría de sus compañeros". "La pandemia ha marcado nuestras vidas y ha alterado la interacción social en todos sus ámbitos; la solidaridad o la capacidad de lucha son herramientas que nos han ayudado a afrontar esta situación", añadió el rector malagueño durante un discurso que comenzó con "esperanzadores versos de Juan Gelman".

Asimismo, Narváez recordó que "la ciencia y el conocimiento han sido herramientas fundamentales para hacer frente a la crisis pandémica". "El sistema universitario público es la única esperanza para cimentar el presente y construir el futuro", recalcó.

El próximo año, la Universidad de Málaga cumple 50 años. Se trata de un aniversario que el rector José Ángel Narváez afronta «con orgullo y satisfacción de lo conseguido, pero también con el convencimiento de que tenemos que ser mejores». En su discurso, Narváez recordó a la sociedad civil «que tanto luchó por conseguir una universidad para Málaga». «Es una institución que ahora se presenta con logros notables en emprendimiento, investigación y áreas de conocimiento destacadas pero sobre todo como una parte sustancial de la sociedad malagueña», dijo el rector.

La ceremonia tuvo lugar en el salón de actos de las escuelas de Ingeniería Informática y de Ingeniería de Telecomunicación y, ante la ausencia del consejero andaluz Rogelio Velasco, contó con la presencia de la secretaria general de Universidades, Investigación y Tecnología de la Junta de Andalucía, Rosa María Ríos. Igualmente, acudieron los rectores de las universidades de Sevilla, Miguel Ángel Castro, y de la Pablo de Olavide, el malagueño Francisco Oliva, quien posiblemente se vio asaltado en el regreso a su ciudad por recuerdos asociados a la figura de su padre: el histórico político socialista de su mismo nombre fallecido en octubre de 2019.

Asimismo, las instituciones públicas se vieron respresentadas por el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, la delegada provincial de la Junta, Patricia Navarro, o el subdelegado del Gobierno de España, Javier Salas.

En cuanto al mundo académico, llamó la atención la presencia de la exrectora de la UMA Adelaida de la Calle y gozó de protagonismo en vísperas de su jubilación el catedrático de Economía Aplicada (Hacienda Pública) y exconsejero de la Junta socialista José Sánchez Maldonado, que impartió la lección magistral.