Años han estado la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento peleándose por los mapas de inundabilidad que los técnicos autonómicos, entonces bajo Gobierno del PSOE, hicieron para la capital. La sorpresa llegó hace unas semanas, cuando los nuevos planes, esta vez bajo el Gobierno del PP y Cs, son similares a los anteriores. Ello puede tener una afección en la atracción de inversiones. Así, hoy ha sorprendido en la Comisión de Ordenación del Territorio que el PP y Cs hayan apoyado un punto de una moción socialista, tras presentar una enmienda, para que el Gobierno andaluz incluya o complemente los actuales mapas de riesgo con el riesgo de inundabilidad que existirá una vez se hayan hecho las obras blandas, por casi 9,8 millones de euros de dinero europeo, que la Junta quiere hacer en el entorno del Guadalhorce y que, entre otras cosas, hará que el riesgo de inundabilidad de la zona, es decir, de sufrir inundaciones, se reduzca un 60%, mejorando las perspectivas empresariales.

"Me parecen una barbaridad los mapas de antes y los de ahora", ha dicho el edil de Urbanismo, Raúl López, porque van a tener una "afección brutal". De esta forma, entre las alegaciones presentadas va un argumento claro para que se complementen los actuales mapas con el riesgo que habría tras aplicar o ejecutar estas obras blandas, que partieron, cabe recordar, de estudios e impulsos tanto del Ayuntamiento como de los empresarios de polígonos, los más afectados. La idea es la siguiente: si dentro de unos años el riesgo de inundabilidad va a ser menor gracias a esas obras, por qué se aprueban mapas que no las tienen en cuenta. "Los técnicos nos dicen que no pueden contemplar el mapa de obras a futuro, sino las actuaciones ya ejecutadas". "Queremos que los mapas reflejen las obras ya licitadas sobre la afección al Guadalhorce". La petición de ello a la Junta ha sido apoyada por todos los grupos.

Se ha rechazado, sin embargo, con los votos del PP, Cs y Juan Cassá instar al Ayuntamiento a crear una comisión informativa no permanente de pleno acerca de los mapas de inundabilidad e instar a la Junta a que agilicen los trámites de las obras sobre el entorno del Guadalhorce, que se proceda a su ejecución inmediata y que se garantice su finalización a finales de 2022 para que puedan financiarse con fondos europeos.

La Junta ha licitado ya esas obras. Mariano Ruiz Araújo, del PSOE, ha destacado que los actuales mapas de riesgo son más duros y restrictivos que los anteriores, "¿los técnicos ahora sí hacen bien su trabajo?". "No tienen en cuenta las obras en el tramo final del Guadalhorce", ha dicho, mientras que la portavoz de Cs ha destacado que la huella hinundable bajará de las 1.000 hectáreas a las 427 con estas actuaciones blandas, "defendemos que la huella de inundabilidad sea la mínima posible". Remedios Ramos, portavoz de IU y odemos, ha indicado que los planes urbanísticos del equipo de gobierno tienen "poca consistencia" y que las inundaciones afectarán a la Térmica o a los rascacielos de Torre del Río, al menos a uno de los tres.

López ha defendido el cambio radical de la Junta del PP y Cs en relación con la del PSOE, "ha asumido las obras" y las va a pagar con dinero europeo y poniendo la diferencia (incluyendo la parte que se ofreció a poner el Consistorio).