Como si fuera Jueves Santo, la basílica de la archicofradía ha recibido a miles de personas para verla partir hacia la Magna.