LAS AVES Y EL CAMBIO GLOBAL

Ana Bermejo
ANÁLISIS - Ana Bermejo
Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife)

El ser humano está cambiando el mundo, y las plantas y los animales se ven obligados a adaptarse a las nuevas condiciones o a desaparecer. Aunque se habla de cambio climático, es mejor a referirse al cambio global, pues no sólo está cambiando el clima, sino también los hábitats y el medio en que vivimos.

Las aves están mostrando cómo en muy pocos años pueden adaptarse al cambio, e incluso pueden llegar a aprovecharse de algunos nuevos recursos. En las últimas décadas muchas especies están cambiando su distribución, su migración o su fenología. Gracias a los programas de seguimiento de SEO/BirdLife estamos siendo testigos de estos cambios, de los cuales mostramos algunos ejemplos.

Los censos de aves acuáticas realizados en invierno en España desde los años 50 del siglo pasado, combinados con los censos realizados en más de 20.000 humedales por toda Europa, muestran que las acuáticas europeas están cambiando sus zonas de invernada. Así, algunas anátidas se quedan a invernar más al norte, como el porrón moñudo o el silbón europeo cada vez más escasos en invierno en España, mientras que otras como los cisnes y algunos ánsares están desplazando su distribución hacia el sureste y cada vez es más fácil verlas en nuestras latitudes.

El Atlas de las aves en invierno en España recoge la invernada de alrededor de 50 especies transaharianas, como el águila calzada, la golondrina común, el autillo europeo, el avetorillo común o el chorlitejo chico, todas ellas especies que habitualmente invernaban en África, y no era posible observarlas en invierno en España hace tan solo unas décadas.

El marcaje de cigüeñas blancas con emisores GPS dentro del programa Migra, que estudia la migración y movimientos de las aves, revela que la mayoría de los adultos reproductores en España ya no migra hasta el Sahel africano a pasar el invierno, si no que se queda en la península ibérica, donde se alimenta principalmente en los vertederos y arrozales que tienen cangrejo rojo americano. Al encontrar alimento durante el invierno más cerca de sus territorios de cría evitan un largo viaje de más de 2.500 kilómetros, con los peligros que conlleva (cruce de barreras geográficas, viajes por lugares desconocidos, accidentes, depredación, tormentas y vientos). La mayoría de los jóvenes, sin embargo continúan migrando al Sahel, probablemente guiados de forma innata. Igualmente el marcaje de aves con GPS revela que algunas águilas calzadas invernan en España en vez de migrar a África, y que algunos milanos reales centroeuropeos pasan ya todo el año en sus zonas de cría en vez de invernar en España.

Los cambios de distribución alcanzan también a especies típicamente africanas, algunas de las cuales han atravesado el estrecho de Gibraltar, y comienzan a criar en el sur de España, como el bulbul naranjero y el ratonero moro.

El clima y el medio cambian; y las aves se adaptan.

Redacción: Joan Lluís Ferrer (coordinador), Luis Mario Arce, Francisco José Benito y Minerva Mínguez. - Diseño y maquetación: Javier Caldito
Subir