Canarias:
Tierra de música y grandes voces

La música forma parte, no solo del paisaje de las Islas Afortunadas, sino también del ADN de sus habitantes. Desde los cantos más tradicionales, hasta los nuevos artistas que suenan en las listas de radios y plataformas musicales, pasando por la música en la calle o nombres de la talla del de Alfredo Kraus, que ha hecho historia en el del canto. Así se vive y se disfruta del ritmo en las Islas Canarias

Junto a las impresionantes playas y la riqueza de los paisajes que las Islas Canarias exhiben (algunos de ellos declarados por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad, como el Parque Nacional del Teide, el Parque Nacional de Garajonay o San Cristóbal de la Laguna), los tesoros culturales y las tradiciones (como el Silbo Gomero, declarado tambien, en 2009, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad), configuran la otra cara de una oferta única para disfrutar de un turismo con los cinco sentidos.

Algunos eventos son parte de la humanidad. Otros, en cambio, son parte del día a día de sus gentes. En una cultura en la que sus carnavales son una religión, la música es el aire que respira. Aquí el ritmo y el arte están en el aire, en la calle, en la gente. Los Carnavales son una fiesta llena de color, donde la fantasía, los disfraces llenos de plumas y pedrería se mueven al son de las batucadas, las murgas, las comparsas, conciertos de todo tipo de géneros. Sin música tampoco hay Carnaval.

Música, tradición y folclore

La música tiene un importante arraigo en las tradiciones de los canarios. Cantos y piezas instrumentales tradicionales, que en ocasiones se acompañan de danzas, suponen las más puras expresiones musicales, dentro de su folclore único. Un folclore que marcaba la vida de los habitantes de las Islas, y que iba ligado a los acontecimientos de sus vidas. Así, cantos como la Meda, el Punto, el Arroró majorero o los Años Nuevos, unidos a otro tipo de cantos y coreografías como los Aires de Lima o la Mazurka de la Punta, forman parte de los géneros musicales que conservan la memoria y el folclore de las Islas, y los traen de vuelta a la actualidad, como un viaje en el tiempo.

Destacan también otros géneros como las Isas, cuyo canto rápido y alegre, al igual que el baile que lo acompaña, son muy parecidos a las jotas que se cantan en la Península. Estas jotillas se suelen cantar en romerías; o las Folías, uno de los géneros musicales más antiguos de Europa. Se trata de un tipo de danza popular que se bailaba en distintas zonas de Europa, incluida la Península, y de la que se tienen evidencias desde el siglo XV.

Al igual que estos géneros musicales, hay un instrumento básico en el folclore de las Islas, el Timple. Se trata de un instrumento tradicional originario de Canarias, parecido a la guitarra. En este caso puede tener cinco o cuatro cuerdas, y no hay fiesta popular ni romería que se precie en la que el Timple no sea protagonista. Es tan importante que incluso la localidad de Teguise, en Lanzarote, le ha dedicado una magnífica Casa – Museo, donde el visitante puede conocer su historia y su evolución.

Curiosamente muchos de estos géneros hablan, además, de un intercambio cultural tan importante que ha conseguido configurar y dar forma a todo tipo de expresión musical, incluso ahora. Junto a los géneros autóctonos, el Archipiélago ha podido disfrutar de grandes influencias culturales, venidas de muy distintos lugares, gracias a los flujos migratorios, un hecho que ha ido dibujando, poco a poco, el panorama musical y cultural.

Este intercambio cultural no solo ha sido con la Península, y zonas concretas como Galicia o incluso Portugal, sino con Europa. Pero destacan, sin duda, los lazos establecidos con América Latina que han dejado una profunda huella en el folclore autóctono y han marcado la configuración musical de las Islas.

Los grandes clásicos

Más allá de un folclore enormemente rico, Canarias también es tierra de grandes artistas. Uno de los grupos más emblemáticos del Archipiélago son Los Sabandeños. Desde que comenzaran su carrera en el mundo de la música, en 1965, este grupo de Tenerife no ha parado de trabajar y cosechar grandes éxitos. Con una increíble discografía, compuesta por más de 95 trabajos discográficos, su trayectoria supone “un valioso archivo sonoro que recoge parte del legado tradicional, además de canciones de creación propia y versiones adaptadas”, tal y como se puede leer en su página web. El grupo ha triunfado en todo el mundo, desde Chile a Estados Unidos pasando por Cuba, México, Italia, Portugal o incluso en el Parlamento Europeo. Ellos han conseguido situar en el mapa, no solo sus creaciones propias, también un variado repertorio del folclore canario y otros estilos latinoamericanos como el bolero.

Los Sabandeños - Foto: portal.sabandeños.com

Junto a Los Sabandeños, destacan otras figuras como José Vélez, representante de España en Eurovisión. Vélez llevó su gran éxito “Bailemos un vals” a la edición de 1978 del famoso festival.

Y es imposible olvidarse de un grande de la música, el tenor Alfredo Kraus, fallecido en 1999. Con su desaparición, Kraus dejaba un espacio que difícilmente será sustituido en el mundo de la ópera. Como figura mundial del belcanto, el tenor canario ha sido considerado como uno de los grandes cantantes líricos del pasado siglo XX. Su talento fue reconocido en numerosas ocasiones, y llegó a ser distinguido, en 1991, con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes. Después ha sido homenajeado dando nombre al Auditorio situado en Las Palmas de Gran Canarias, la ciudad que le vio nacer. El tenor compartió aplausos con grandes figuras de la ópera, como María Callas, destacó tanto en la zarzuela como en la ópera, y brilló con luz propia en el Metropolitan Opera House de Nueva York.

Auditorio Alfredo Kraus (Las Palmas de Gran Canaria)

Las estrellas actuales

En la música canaria también brillan otros artistas como Pedro Guerra y Rosana. El primero acaba de celebrar los 25 años de su primer disco, Golosinas. Un trabajo que contenía una joya llamada Contamíname, todo un himno del mestizaje. Junto a él, Rosana, otra cantautora que empezó su carrera también en la década de los 90, con su disco Lunas Rotas. Ambos han sido y son fuente de inspiración para las nuevas generaciones de cantantes, a las que pertenece, entre otros, Ana Guerra.
Esta joven ya ha logrado varios discos de Platino, con dos de sus trabajos. Ana es de Tenerife y lo suyo con la música fue un auténtico flechazo. Así, con tan solo siete años comenzó a estudiar flauta travesera en el Conservatorio Profesional de Música de Santa Cruz de Tenerife. Según esta joven artista, en Canarias hay mucho arte. “Tenemos, además, mucha influencia latina de antepasados nuestros que emigraron a Venezuela, Cuba y otras partes de Latinoamérica, y tenemos mucha influencia del sonido de allá. Creo que tenemos muy buena oferta”, dice.

Ana Guerra está preparando su próxima gira, "Reflexión 2019"

La cantante recuerda también una época en la que Canarias era el puente y la llave de entrada de muchos artistas a la Península. “Si conquistaban Canarias tenían ganado el corazón del España”, indica.

Algo más veteranos son el grupo Efecto Pasillo, que desde Gran Canaria llevan diez años, poniendo letra y ritmos pop, rock, funk o música latina, para alegrar la vida de cualquiera.

Donde vive la música

En cualquier rincón de las Islas, el visitante puede descubrir un músico capaz de fusionar con gran maestría la técnica del conservatorio con todo tipo de ritmos y géneros. En Canarias, hay oferta musical para todos los públicos y en cualquier época del año.

Canarias forma parte de la Red Española de Teatros, Auditorios, Circuitos y Festivales de Titularidad Pública, a través de Canarias Cultura en Red, una iniciativa pública cuyo objetivo es impulsar algo tan importante como la propia industria cultural canaria, a través del diseño de una oferta atractiva y de calidad.

El Archipiélago tiene además una interesante red de Auditorios como el Auditorio de Tenerife Adán Martín, o el Auditorio de Las Palmas de Gran Canaria, Alfredo Kraus. Este último, obra del arquitecto Óscar Tusquets, se inauguró en 1997 y se ha convertido ya en un referente de la capital grancanaria.

El Auditorio Alfredo Kraus, junto al Teatro Pérez Galdós, está gestionado por la Fundación Auditorio y Teatro, y ambos centros son ya iconos de la cultura de la ciudad y punto de encuentro de las artes escénicas. Por un lado, el Teatro Pérez Galdós es sede permanente del Festival de Ópera de Las Palmas de Gran Canaria Alfredo Kraus y escenario de multitud de funciones de teatro, danza o conciertos que programa la fundación. Por otro, el edificio del Auditorio acoge cada año la temporada de conciertos de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria y del Festival de Música de Canarias.

Así, responsables de la fundación destacan la importante tradición musical de Las Palmas de Gran Canaria donde “los conciertos de música clásica, la temporada de ópera, las zarzuelas... demuestran el gusto del ciudadano de esta ciudad por las artes”. Y junto a la temporada de Ópera de los Amigos Canarios de la Ópera y los conciertos de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, el auditorio es sede de los conciertos de la Orquesta Sinfónica de Las Palmas de Gran Canaria, del Festival Internacional de Cine de Las Palmas. E incluso se ha convertido en templo del Jazz, en su sala El Rincón del Jazz, un espacio por el que han pasado los artistas más importantes del mundo de este género.

Sin duda una oferta para todos los gustos. Y es que, la música es el mejor instrumento para establecer vínculos con las personas y los tiempos, y en Canarias el ritmo no para.