Descubriendo la “Malagueña y exquisita”

Contenido ofrecido por:  

La visita guiada a la fábrica de Cervezas Victoria nos permite descubrir su historia y todos los procesos implicados en su elaboración y envasado

Siempre es buena ocasión para juntarse con amigos y familiares y compartir momentos especiales. En todas esas reuniones hay algo en común que siempre nos acompaña y huele a malta.

¿Saben de qué estamos hablando? Exacto, la cerveza Victoria: malagueña y exquisita. Y es que esta cerveza tiene mucha historia en nuestra ciudad. Su origen coincide con el día de nuestra patrona la Virgen de la Victoria, pero de 1928. La familia Franquelo inauguró la primera fábrica en el barrio de El Perchel. Desde su nacimiento, la marca busca perseguir con su producto la excelencia.

El Plan de Prolongación de la Alameda obligó a trasladar la fábrica entre 1967 y 1968 al polígono de Intelhorce, en unas instalaciones sobredimensionadas que, según la ley de la época, exigían renovar la maquinaria y unos requisitos de producción mínima muy altos. A pesar de que eran tiempos difíciles, Cervezas Victoria continúo acompañando a todos los malagueños apoyando y patrocinando eventos deportivos y culturales.

50 años después, coincidiendo con el 89 aniversario de la marca, el 7 de septiembre de 2017 se inauguró la nueva fábrica de Cervezas Victoria, un edificio moderno y perfectamente equipado para la producción de cerveza que además se ha convertido en un espacio cultural para la ciudad.

Una casa con sabor a victoria

La nueva fábrica se extiende en 3.700 m2 y es obra del estudio malagueño Gana Arquitectura. Cuenta con un moderno equipamiento cuyo corazón lo forman la cervecería y la zona de envasado, donde se encuentra la maquinaria relacionada con el proceso de producción (brassage o cocción, fermentación y guarda) y el envasado de la cerveza. Pero todos estos detalles los pueden conocer (y ver) de primera mano en la visita a la fábrica. Cervezas Victoria abre sus puertas para compartir con todos un recorrido en el que conocerán de primera mano todos los secretos de la rubia “malagueña y exquisita”.

Durante el recorrido descubrirán todos los detalles sobre el proceso de elaboración de la cerveza de Málaga y posterior envasado; desde la maceración de la malta de cebada, la ebullición del mosto, la fermentación de la levadura o su característico proceso de guarda, con un mínimo de 12 días de maduración que culmina con la Victoria perfecta.

Seguidamente darán un paseo por la historia de la marca, desde el acogedor museo que alberga este espacio. Un ameno repaso de los más de 91 años desde su fundación en 1928.

Llegarán al momento de la cata dirigida donde podrán descubrir las diferentes variedades de producto maridadas con aperitivos sabor a Málaga:

Victoria. El carácter malagueño es una cerveza refrescante y equilibrada en cuerpo y aroma. Ideal para tomar a cualquier hora del día.

Sin alcohol. La Victoria SIN es una cerveza 0,0% pensada para aquellos que quieran disfrutar de una cerveza libre de alcohol. Todo ello sin renunciar a una cerveza malagueña y exquisita.

Victoria Negra. 100% malta inspirada en recetas tradicionales. Los maestros cerveceros de Victoria han definido una combinación de 5 tipos de maltas, de las que son base Munich y Pilsner.

Victoria con limón. Una cerveza con limón hecha con ingredientes 100% naturales de color amarillo brillante intenso y con recuerdos a limón maduro de cáscara ancha.

Una vez que conozcan los matices y aromas de estas cervezas, los visitantes podrán participar en un taller de tiraje de cerveza, donde se les explicará cómo servir perfectamente una caña.

Por último, los visitantes pueden adquirir diferentes recuerdos de la tienda de la fábrica. Entre ellos encontrarán una botella serigrafiada que homenajea la mítica botella ¾, el formato más conocido de Victoria entre los años 50 y 60 y llevártela a casa con la cerveza que elijas y envasada al momento.

Si quieren visitar la fábrica de Cervezas Victoria pueden reservar a través de su página web.