17 de julio de 2008
17.07.2008
intercambio de presos

Luto en Israel, fiesta en Líbano

17.07.2008 | 03:47
Dolor. El primer ministro israelí abraza a la mujer de uno de los soldados.

La milicia chií libanesa entrega los cuerpos de los soldados secuestrados por Israel hace dos años y recibe a sus cinco presos, así como los cadáveres de 200 milicianos libaneses

Israel y la milicia chií libanesa de Hezbolá oficializaron ayer el esperado canje de cadáveres y presos que se autorizó el martes. La guerrilla entregó muertos a los soldados israelíes Ehud Goldwasser y Eldad Regev, secuestrados hace dos años y cuya suerte no se conoció hasta ayer mismo, aunque se sospechaba.
Una vez que las pruebas de ADN confirmaron que los cuerpos entregados eran los de los soldados, Israel cumplió su parte del trato y entregó a cinco libaneses que mantenía presos y los cadáveres de 200 milicianos.
El canje de prisioneros entre Israel y la milicia chií libanesa Hezbolá comenzó a primera hora de la mañana, en el cruce de Rosh Hanikrá, con la entrega de dos ataúdes negros. En ellos, supuestamente, iban los cuerpos de los soldados israelíes secuestrados en la frontera israelí-libanesa en julio de 2006, identidad que fue confirmada horas después. Era la primera ratificación oficial de su muerte, tras más de dos años de angustia de sus familiares. En el momento de su captura por Hezbolá, en un ataque en suelo israelí el 12 de julio de 2006, Goldwasser tenía casi 31 años y Regev 27.
Por su parte, Israel entregó a los cinco presos libaneses indultados el martes por el presidente israelí, Simón Peres. Así, el terrorista libanés Samir Kantar y los otros cuatro prisioneros cruzaron la frontera por el paso de Rosh Hanikrá a bordo de un vehículo del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) después de que las autoridades israelíes dieran el visto bueno al último paso de la operación.
En la localidad fronteriza de Naqoura esperaban a los cinco prisioneros liberados por Israel cientos de personas, además de representantes oficiales y de Hezbolá para darles la bienvenida.
Los cinco presos fueron recibidos en Líbano con gran júbilo y una celebración organizada por Hezbolá que incluyó un desfile militar. Una multitud de seguidores de la milicia, ataviados con banderas y otros artículos del color amarillo del ´Partido de
Dios´, prodigaron a los liberados un recibimiento digno de héroes, pese a que Israel pidió respeto, dado que considera a Kantar un despreciable asesino.
Kantar estaba condenado a cinco cadenas perpetuas y 47 años adicionales de prisión por la muerte de cuatro personas, incluida una niña de cuatro años en un ataque en Israel en 1979.
Victoria libanesa. El intercambio de presos se acogió en Líbano como una victoria de la resistencia libanesa frente a Israel y festejado desde todos los sectores de la vida política. El ministro de Defensa libanés, Elias al Murr, indicó que "hoy es un día de victoria para la unidad del pueblo, el Ejército y la resistencia" y que la liberación de los prisioneros es resultado de los sacrificios de todas las facciones de la sociedad. También agregó que los mártires del Ejército libanés y los de la resistencia yacen unos al lado de otros.
El padre del soldado israelí Ehud Goldwasser, cuya muerte fue confirmada por el Ejército israelí tras el intercambio con Hezbolá, declaró que éste es el "momento más duro en dos años, ahora la familia solo quiere estar sola".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine