02 de julio de 2011
02.07.2011
40 Años
40 Años
Protestas

Los funcionarios, contra los planes de reforma del Gobierno británico

La manifestación, con más de 30.000 personas, acaba con disturbios y una treintena de detenciones y media docena de heridos

01.07.2011 | 03:52
Funcionarios británicos durante la manifestación.

Cientos de miles de empleados del sector público británico secundaron ayer una huelga para rechazar el polémico proyecto de reforma del sistema de pensiones del Ejecutivo, que consideran «abusivo e injusto».

Alrededor del 40% de los colegios estatales de Inglaterra y Gales cerraron sus puertas a modo total o parcial en apoyo del paro.
La huelga, convocada por el sindicato Nacional de Profesores (NUT), la Asociación de Profesores y Académicos (ATL), el sindicato de Universidad y Facultades y el Sindicato de Servicios Públicos (PCS), fue la mayor organizada por los funcionarios desde que hace un año se formó el Gobierno de conservadores y liberaldemócratas.

Los disturbios derivados de las protestas culminaron con la detención de 30 personas, según un balance divulgado por las autoridades, que informaron también de la existencia de seis heridos, entre ellos un policía. Unas 30.000 personas participaron en la manifestación, inicialmente pacífica, que se desarrolló por el centro de Londres y que concluyó con enfrentamientos entre la Policía Metropolitana y un grupo de violentos.
El primer ministro, David Cameron, pretende elevar la edad de jubilación de los funcionarios más allá de los 60 años, alegando que el sistema actual de pensiones es insostenible con el aumento de la expectativa de vida de la población y ante la difícil coyuntura económica.

Cotizaciones

El Gobierno planea también aumentar las cotizaciones individuales y reducir la cantidad que se cobrará en el retiro, que pasará a calcularse con una media del salario percibido en toda la vida laboral, en lugar de la última remuneración como hasta ahora.

Cameron declaró ante la Cámara de los Comunes: «Lo que proponemos es justo: es justo para los contribuyentes, pero también es justo para el sector público porque queremos continuar con las fuertes pensiones del sector público».

Los manifestantes portaban pancartas con eslóganes contundentes –«Coalición de resistencia», «No a los recortes» o «Salvad nuestras pensiones»– y profesores, empleados de juzgados, puertos, aeropuertos y oficinas de Hacienda exigieron «compromiso» al Gobierno.

El secretario de gabinete británico, Francis Maude, sacó como conclusión al término de la jornada que «la amplia mayoría de los empleados del sector público no apoyan la prematura huelga y han ido a trabajar». En cambio, el líder del sindicato Servicios Públicos y Comerciales, Mark Serwotka, se felicitó por el seguimiento declarando que ha sido el mejor «en diez años», según The Guardian.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook