06 de junio de 2013
06.06.2013
Francia

Agresión mortal de la extrema derecha a un joven en París

La víctima es un estudiante de izquierdas de 19 años - El Elíseo informa de la detención del presunto asesino

06.06.2013 | 09:18

El joven de extrema izquierda agredido el miércoles en el centro de París, Clément Méric, ha fallecido este jueves como consecuencia de los golpes recibidos por un grupo de presuntos 'skinheads'. Las autoridades han elevado a siete el número de personas detenidas por estos hechos.

Méric se encontraba desde la paliza en estado de muerte cerebral y ha sido declarado oficialmente muerto pasado el mediodía de este jueves, según fuentes consultadas por la emisora France Info. El joven, de 19 años y natural de Brest, se encontraba ingresado en el hospital de la Pitié Salpêtrière.

El ministro del Interior francés, Manuel Valls, ha anunciado a primera hora de esta tarde que se ha detenido a varias personas, incluido el presunto agresor, tras la paliza recibida ayer en el centro de París por un joven de extrema izquierda por un grupo de presuntos 'skinheads'.

La víctima, Clément Méric, estudiante de 19 años de la prestigiosa universidad de Sciences Po y conocido por su militancia de izquierdas, se encontraba junto con tres amigos en una tienda cuando en el local entró un grupo de "cabezas rapadas".

El altercado verbal entre uno y otro grupo hizo que la tienda los desalojara y que la pelea continuara en la calle, donde según algunos testigos citados por la prensa Méric recibió un violento puñetazo y, al caer, se golpeó con la cabeza contra un bolardo, lo que le hizo perder el conocimiento.

Los agresores huyeron, y la policía judicial, encargada de la investigación, estudia las imágenes de videovigilancia captadas en la zona y las declaraciones de los testigos de la agresión, que por el momento no ha sido denunciada por los tres amigos de la víctima.

El acto fue condenado hoy por toda la clase política, empezando por el presidente, François Hollande, que desde Tokio, donde se encuentra de viaje oficial, señaló haber dado "las instrucciones más firmes para que los autores de ese acto odioso puedan ser detenidos lo más pronto posible".

La presidenta del Frente Nacional, Marine Le Pen, declaró que su partido de ultraderecha "no tiene nada que ver" con los responsables del ataque "inadmisible e insoportable", y Valls hizo además un llamamiento a la prudencia en las declaraciones, alegando que "hay un clima que favorece este ambiente de odio".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook