11 de junio de 2013
11.06.2013
Turquía

Erdogan culpa a las redes sociales de la revuelta

"Twitter es más peligroso que un coche bomba", dice un portavoz del partido del primer ministro turco

11.06.2013 | 14:23

El primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, culpó hoy en Ankara a la prensa internacional y a las redes sociales de las violentas protestas contra su gobierno de las últimas dos semanas.

El líder islamista moderado manifestó ante su grupo parlamentario que "los medios internacionales están desinformando de forma sistemática y con las instituciones de prensa malintencionadas han crecido las protestas", informaron los medios turcos.

"Insto a todos los activistas en el parque Gezi (de Estambul) a entender lo que pasa. Insto a todos, que son sinceros, a que abandonen ese lugar. Como primer ministro lo pido", manifestó Erdogan, poco después de que la policía interviniera en la cercana plaza Taksim con gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes.

El Partido Justicia y Desarrollo (AKP), liderado por el primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan, ha reclamado una "regulación legal" de las redes sociales y ha advertido, en este sentido, de que un mensaje a través de Twitter puede ser "mucho más peligroso que un coche bomba".

En declaraciones al diario turco 'Hurriyet', el responsable de prensa del AKP, Ali Sahin, ha reclamado una "regulación legal" para las redes sociales a fin de que "la gente sea responsable de lo que escribe". "Como resultado de un tweet, la gente saquea comercios y quema vehículos, y el que los escribe debe asumir las consecuencias", ha agregado.

"El Gobierno elegido está siendo objeto de una conspiración, hay un intento de derrocar al Gobierno a través de las redes sociales", ha denunciado Sahin. "Todo eso debe tener un coste, un castigo", ha advertido.

"Un tweet con mentiras y calumnias es mucho más peligroso que un coche bomba", ha declarado Ali Sahin. "La explosión de un vehículo cargado de explosivos puede tener un impacto limitado, pero un tweet cargado de mentiras y calumnias puede contribuir a crear un ambiente conflictivo", ha manifestado.

El propio Erdogan, quien ha calificado recientemente a Twitter de "plaga" a causa del impacto de la red social en las actuales manifestaciones antigubernamentales, podría estudiar una serie de medidas para controlar su influencia, tal como se planteó el pasado 8 de junio durante una reunión de emergencia de la dirección del AKP.

Desde el inicio de las manifestaciones, Erdogan ha destacado unas supuestas interferencias extranjeras, hostiles a su movimiento islamista moderado, que gobierna Turquía desde hace una década.

"Alguien trata de frenar la creciente y fortalecida Turquía. Los activistas del parque Gezi deberían ver a quién le están sirviendo", manifestó Erdogan ante su grupo parlamentario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook