19 de junio de 2013
19.06.2013
Protestas de indignados

La policía brasileña reprime una manifestación de protesta

Miles de manifestantes protagonizan una batalla campal cerca del estadio de Fortaleza antes del Brasil-México

19.06.2013 | 07:52
Protestas en Fortaleza

La policía brasileña contuvo hoy a un numeroso grupo de manifestantes que protestan contra el gasto público en la Copa Confederaciones, cerca del estadio de Fortaleza, horas antes del partido entre Brasil y México.

Fuentes policiales informaron a Efe de que al menos ocho agentes resultaron heridos por piedras lanzadas por los manifestantes, cuyo número han calculado entre 10.000 y 15.000.

Otras fuentes destacaron que al menos un manifestante resultó herido por balas de goma disparadas por la policía.

Los manifestantes cortaron el tránsito en la avenida Alberto Craveiro, el principal acceso al estadio "Castelao", y fueron contenidos por las fuerzas de seguridad a unos tres kilómetros del coliseo, donde se registraron los desórdenes, en momentos en que cientos de hinchas ya se dirigían hacia el lugar.

El coronel Joao Batista, de la policía militar, declaró a periodistas que la manifestación era inicialmente pacífica, pero que un grupo que definió como "infiltrados" derrumbó el muro de una casa humilde y se armó de piedras que arrojó contra los agentes.

La policía reaccionó con bombas de estruendo y logró controlar los disturbios, pero ocho de sus agentes resultaron heridos, entre ellos el propio coronel Batista, quien tenía una gruesa venda en el antebrazo derecho, por efecto de un pedrada, según dijo.

Debido a los desórdenes, aficionados y periodistas que se dirigían hacia el estadio fueron desviados por calles alternativas y no pudieron desplazarse por la avenida Alberto Craveiro.

Las protestas contra el elevado gasto público en la organización de la Copa Confederaciones se han fundido en Brasil con las masivas manifestaciones contra el alza de las tarifas del transporte, que este lunes llegaron a movilizar a 250.000 personas por todo el país.

Según informó hoy el Ministerio de Deportes, el Gobierno brasileño ha revisado al alza su cálculo sobre el coste de las obras necesarias para el Mundial de 2014, del cual la Copa Confederaciones es una suerte de gran ensayo general, y lo ha situado ahora en 28.000 millones de reales (9.700 millones de euros).

Hasta febrero pasado, las autoridades calculaban el gasto público en las obras de infraestructura para el torneo organizado por la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) en 26.500 millones de reales (9.179 millones de euros).

Esas obras, que se llevan a cabo en las doce ciudades que serán sedes del Mundial de Fútbol, abarcan desde la construcción de los estadios hasta proyectos viales y otros para mejorar la calidad del transporte público.

Las protestas han sorprendido a la FIFA, pero el coordinador de Responsabilidad Social de la entidad, Federico Addiechi, dijo este martes que las manifestaciones que ocurren en Brasil en plena Copa Confederaciones merecen "aplausos" y demuestran el "vigor de la democracia" que impera en el país.

"El derecho a manifestarse es una gran cosa y podemos ver cómo eso está pasando en un país democrático como es Brasil", declaró el funcionario de la FIFA.

Aunque el gasto público en ese evento deportivo figura junto con el aumento del precio del transporte como los principales motivos de las protestas, Addiechi dijo que debe "celebrarse" que la ciudadanía "luche" por sus derechos.

"Está pasando en la Copa Confederaciones, pero si fuera en el Mundial de 2014, las personas tienen derecho a protestar y eso merece aplausos", indicó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook