30 de enero de 2014
30.01.2014
Investigación

Los ladrones de la reliquia de Juan Pablo II tiraron la tela

Los dos detenidos han confesado dónde habían enterrado el crucifijo y el relicario de oro del Papa

30.01.2014 | 20:07

Los dos jóvenes detenidos, sospechosos de haber sustraído la reliquia con la sangre de Juan Pablo II, han dicho a la policía que tiraron en unos arbustos el trozo de tela empapado con la sangre del papa polaco, según informa La Repubblica en su versión on line.

Los presuntos ladrones de 23 y los 24 años han confesado haber sido los autores del robo y también han indicado a los agentes que los han interrogado dónde habían enterrado el crucifijo y el relicario de oro, que desaparecieron en la madrugada del domingo de la iglesia de San Pietro della Ienca, en L'Aquila, en la región de Los Abruzzos, donde estaba custodiada.

Según informa el diario italiano, la policía no da crédito al testimonio de los detenidos. Más de medio centenar de agentes con perros especializados en la búsqueda de personas siguen buscando en los alrededores de la pequeña iglesia de San Pedro, el trozo de tela empapado con la sangre de cuando el papa polaco cuando fue herido en el ataque del 13 de mayo de 1981 en la Plaza de San Pedro.

El robo fue descubierto por Franca Courier, la hija del presidente de la asociación cultural San Pedro Ienca, y tras entrar en la iglesia de piedra se dieron cuenta de que faltaba el relicario de oro y un crucifijo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook