10 de marzo de 2014
10.03.2014
La Opinión de Málaga
Tragedia aérea

Una funda de cables, posible primer rastro del avión

Las autoridades tailandesas siguen sin descartar ninguna hipótesis, incluida la de un posible ataque terrorista

10.03.2014 | 07:46

El "objeto amarillo" avistado en el mar del golfo de Tailandia por el operativo que busca del avión Boeing 777-200 de Malaysia Airlines que desapareció el día 8 con 239 ocupantes a bordo es la funda mohosa de un carrete de cables, informa el medio vietnamita Thanh Nien.

El helicóptero enviado a examinar el objeto lo ha recogido al suroeste de la isla de Tho Chu, donde se cree que pudo estrellarse el avión, para que los especialistas determinen si pertenece a la nave desaparecida o tiene otra procedencia.

Por otro lado, los análisis de laboratorio han determinado que las muestras de carburante recogidas en el mar el domingo de dos grandes manchas no pertenecen tampoco al avión, sino la actividad naviera.

Australia, China, Estados Unidos, Filipinas, Indonesia, Malasia, Nueva Zelanda, Singapur, Tailandia y Vietnam participan en la búsqueda del Boeing 777-200 y transcurridas más de 60 horas de su desaparición de los radares no han encontrado restos del aparato.

Las autoridades de Malasia desmintieron este lunes que se haya encontrado restos del avión desaparecido de Malaysia Airlines, tal como habían informado fuentes de Vietnam, mientras la investigación sigue "sin descartar ninguna posibilidad".

El director general del departamento de Aviación Civil, Azharuddin Abdul Rahman, dijo que 24 aviones y 40 barcos de Vietnam, China, Singapaur, EEUU, Indonesia, Tailandia, Australia y Filipinas participan en la búsqueda en el Golfo de Tailandia.

"Lamentablemente, no hemos encontrado nada que parezca ser del avión ni el avión mismo", dijo Azharuddin en rueda de prensa retransmitida por el canal malasio TV1.

Azharuddin desmintió en concreto las informaciones procedentes de Vietnam que el domingo por la noche indicaron que un avión vietnamita de reconocimiento había avistado a unos 93 kilómetros al sur de Tho Chu lo que parecían desde el aire un fragmento de cola y una puerta interior de un avión.

"Estas informaciones no han sido verificadas hoy oficialmente por las autoridades de Vietnam", dijo el dirigente de Aviación Civil malasio.

Azharuddin confirmó que varias muestras de aceite recogidas en el mar han sido enviadas al laboratorio para esclarecer si proceden del B-777 desaparecido del cual no se ha detectado ninguna señal.

Mientras, agencias de inteligencia de varios países participan en una investigación que se centra en aclarar el posible cambio de rumbo que el avión pudo realizar sin que el piloto lo comunicara ni enviara un mensaje de alerta y en la presencia de pasajeros con pasaportes falsos.

Azharuddin dijo que no se descarta ninguna posibilidad, incluida la de un posible secuestro o ataque terrorista, pero que de momento "estamos igualmente perplejos sobre lo que puede haber ocurrido al avión".

"Necesitamos pruebas, restos del avión para determinar qué es lo que le ocurrió", dijo el alto cargo malasio que calificó el caso como un "misterio en aviación sin precedentes".

Dos sospechosos

Según Azharuddin, los expertos analizan las grabaciones y vídeos de un circuito cerrado de televisión de dos pasajeros que embarcaron en el avión con pasaportes robados.

Se trata de los pasaportes del italiano Luigi Marald y el austríaco Christian Kozel, a quienes les sustrajeron los documentos en 2013 y 2012, respectivamente, en Tailandia, según ha confirmado la Interpol.

Azharuddin evitó confirmar si los dos pasajeros impostores tiene rasgos asiáticos, tal como indicó horas antes el ministro del Interior malasio.

También dijo que se investiga a cinco pasajeros que no embarcaron, pese a haberse registrado, y aseguró que todo el equipaje que subió el avión pasó por los controles de seguridad.

El vuelo MH370 despegó de Kuala Lumpur a las 00.41 hora local (16.41 GMT del viernes) y tenía previsto llegar a Pekín unas seis horas más tarde.

Aviación Civil indicó que su última posición en el radar antes de que se perdiese la señal fue a las 01.30 hora local del sábado (17.30 GMT del viernes).

El avión transporta a 239 personas: 227 pasajeros, incluidos dos menores, y una tripulación de 12 personas, todas ellas malasios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook