19 de junio de 2015
19.06.2015
Violencia

Los muertos por terrorismo se duplicaron en 2014

El auge del Estado Islámico y la proliferación de movimientos violentos provocan el incremento de víctimas

19.06.2015 | 21:03

El número de víctimas mortales de actos de terrorismo casi se duplicó en 2014, impulsado por conflictos en Oriente Medio y África, donde en estados débiles y fallidos se ha extendido el extremismo islámico, que recluta seguidores en una medida no vista en décadas, indicó hoy el Gobierno de Estados Unidos.

El informe anual del Departamento de Estado de EEUU sobre terrorismo, divulgado hoy en Washington, indica el avance "sin precedentes" del Estado Islámico (EI), un movimiento extremista suní que ha medrado en los más de cuatro años de guerra siria y que controla un territorio que va desde las afueras de Alepo, en el norte de Siria), hasta las riberas del Tigris y el Éufrates en Irak.

El EI y grupos afines a ideologías extremista, como la secta radical islámica nigeriana Boko Haram, han tomando el relevo como gran amenaza terrorista internacional a Al Qaeda, "cuyo liderazgo central se ha visto debilitado", pese a servir de inspiración para grupos en el Magreb, Yemen o Somalia, según EEUU.

"Pese a la fragmentación de Al Qaeda y sus filiales, los estados débiles y fallidos han servido de entorno viable para el aumento de violencia radical y extremista, especialmente en Yemen, Siria, Libia, Nigeria e Irak", apunta el informe.

Los yihadistas del EI se han hecho también fuertes en Libia, donde controlan la ciudad de Sirte, y han conseguido la vinculación de grupos como Boko Haram, que ha llevado a cabo grandes matanzas y ha extendido su forma de actuar especialmente cruel a África Occidental.

El número de víctimas mortales por actos de terrorismo se disparó en 2014 hasta las 32.700, casi el doble que el año anterior, por el aumento de los ataques en Irak, Nigeria y Afganistán, según el informe anual del Departamento de Estado.

"Continuando con la tendencia del pasado año, los grupos terroristas emplean técnicas más agresivas en sus ataques", algo que en el caso del EI incluye la represión de minorías y de las comunidades en las que se establecen con decapitaciones y crucifixiones públicas.

La guerra de Siria es el semillero del EI, que, pese a los ataques de Estados Unidos y sus aliados desde el pasado verano y el refuerzo del Ejército iraquí y las milicias kurdas, mantiene su fuerza.

En ese vacío de poder en Siria, el EI se ha nutrido con más de 16.000 combatientes procedentes de 90 países, un reclutamiento de radicales que no se veía desde hace 20 años, según el informe.

Además, el EI muestra una sofisticación sin precedentes a la hora de hacer propaganda y reclutar personas a través del las redes sociales e internet, lo que provoca un aumento de la amenaza de los "lobos solitarios" en Occidente.

Pese a que los datos son peores, la responsable del informe y coordinadora de Contraterrorismo del Departamento de Estado, Tina Kaidanow, aseguró que EEUU ha sido efectivo a la hora de fortalecer la capacidad de sus socios para detener el flujo de combatientes extranjeros e interrumpir las vías de financiación de grupos terroristas.

Kaidanow también aseguró que el EI intenta realizar ataques "efectistas" en este nuevo entorno de presión para utilizarlos como arma de propaganda y, para ello, intenta promover ataques de los llamados "lobos solitarios", que actúan por cuenta propia y son muy difíciles de detectar por la fuerzas de seguridad.

El informe señala que la mayor amenaza terrorista para Europa son los combatientes extranjeros que han participado en los conflictos de Siria e Irak y que han regresado a sus países de origen, con especial incidencia en Francia, Bélgica y Europa Occidental.

En lo relativo a la amenazas de los combatientes extranjeros radicalizados, Estados Unidos celebra la cooperación policial con países aliados como España, que, según dice, junto con Francia, Alemania o Bélgica, han realizado operaciones antiterroristas exitosas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook