28 de diciembre de 2018
28.12.2018
La Opinión de Málaga
Estados Unidos

Un arco de 138.000 voltios tiñe el cielo neoyorquino de azul

Un fallo técnico en una planta eléctrica, si heridos, genera el debate sobre una "invasión extraterrestre"

29.12.2018 | 00:00
El cielo de Queens, en Nueva York, se tiñe de azul.
Un arco de 138.000 voltios tiñe el cielo neoyorquino de azul

Un arco de electricidad de 138.000 voltios originado como consecuencia de un fallo técnico en una planta eléctrica fue la causa de que el cielo neoyorquino se tiñera de azul la noche de este jueves, lo que generó un irónico debate ciudadano sobre una posible "invasión extraterrestre".

"La pieza de un equipo que maneja 138.000 voltios de electricidad, que es una cantidad extraordinaria, funcionó mal", explicó hoy el gobernador del estado de Nueva York, Andrew M. Cuomo, en un comunicado.

Según Cuomo, el fallo de dicho componente, ocurrido en una planta eléctrica situada en el barrio de Queens, al este de Manhattan, provocó que un arco de luz saliera desde el lugar donde se encontraba dicha pieza hasta el suelo, situado a unos seis metros de distancia.

"El arco de electricidad era básicamente un rayo de luz de origen humano que creó una tremenda luz azul que la gente vio ayer", dijo el gobernador, quien agregó que el sistema de seguridad que debería haber saltado y cortado la fuga de energía no funcionó, por lo que ha ordenado la apertura de una investigación para determinar las causas.

Asimismo, Cuomo hizo referencia a los rumores desatados ayer sobre las causas de lo ocurrido, que incluso apuntaban en las redes sociales a que el origen de la luz podía haberse debido a un fenómeno extraterrestre.

"Hubo algunos rumores sobre que a lo mejor se trataba de una invasión extraterrestre, vida de otro planeta o el aterrizaje de un OVNI (...) pero fue lo que fue", declaró Cuomo antes de insistir en que se desplazó al lugar de los hechos y vio los daños con sus propios ojos.

"Cuando la gente vio la luz azul hubo especulaciones sobre lo que podía ser. Yo soy originario de Queens, nacido y crecido allí. La gente de Queens tiende a sospechar un poco", argumentó el político neoyorquino.

El suceso, ocurrido hacia las 21.00 hora local (02.00 GMT) no causó víctimas ni daños a propiedades privadas, aunque forzó el cierre temporal del aeropuerto de La Guardia, situado en el norte de Queens, así como retrasos en la línea 7 de metro, que une el distrito de Queens con el centro de la ciudad.

La intensa luz intermitente comenzó poco después de las nueve de la noche y fue precedida de un leve corte en la red eléctrica.

Numerosos vecinos se asomaron por sus ventanas para mirar al cielo, que durante más de un minuto se iluminó con diferentes tonalidades de azul mientras se escuchaba un zumbido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook