10 de septiembre de 2020
10.09.2020
La Opinión de Málaga
Italia

Aparece una misteriosa piscina de 2.300 años de antigüedad en Roma

Se trata de un enorme embalse del siglo IV a.C y dos hectáreas de construcciones anteriores

10.09.2020 | 15:34
Una excavación en Roma.

Las excavaciones preparatorias para construir un complejo residencial y comercial a las afueras de Roma se han topado con un obstáculo: un enorme embalse del siglo IV a.C y dos hectáreas de construcciones con más de 8 siglos de historia.

El yacimiento se encontró en junio de 2019 en Malafede, cerca de Roma, y la investigación que se ha hecho en torno a este sacó a la luz una piscina de 48 metros de largo y 12 de ancho llena de agua cuyo propósito es aún un misterio, según informa hoy el diario "Repubblica".

La piscina está bordeada por estructuras de toba y tiene una suerte de tobogán que permite acceder a su interior. Sobre la utilidad de este yacimiento de la aún joven República romana hay distintas teorías, que van desde su posible uso agrícola y ganadero hasta un uso ritual.

La clave del misterio podría estar en los materiales extraídos del embalse, tales como la madera que se ha encontrado en el agua, entre la que se cuenta una pieza escrita en etrusco (alfabeto utilizado también en ese momento por poblaciones latinas como la romana).

"Un lugar importante -explicó al diario Barbara Rossi, directora científica de la excavación- también por la gran cantidad de materiales que esta investigación nos ha devuelto y nos sigue devolviendo: madera, terracota, objetos metálicos, inscripciones".

No son sólo materiales los que forman parte de la investigación, también los edificios aledaños a la piscina, construidos a lo largo de más de ocho siglos en la que era el área de expansión de Roma hacia Ostia, importante puerto comercial de la capital.

"Un descubrimiento tan significativo renueva el asombro hacia Roma y las infinitas historias que aún tiene que contar: enfrentar tal descubrimiento ha dejado sorprendidos incluso a nuestros arqueólogos", subrayó la superintendente Daniela Porro, jefa de la Superintendencia Especial.

Desde junio de 2019 esta institución de Roma investiga los más de 20.000 metros cuadrados que comprende el yacimiento, del que aún extraen materiales que ofrezcan pistas para desentrañar este misterio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook