24 de septiembre de 2020
24.09.2020
La Opinión de Málaga
Crisis del coronavirus

Namibia, el primer país africano en entrenar perros para detectar la COVID-19

La capacidad de los canes para detectar personas con cáncer y otras enfermedades es muy conocida

24.09.2020 | 09:05
Una de las razas escogidas es la de los pastores alemanes.

La universidad más importante de Namibia se encuentra embarcada en un proyecto para convertir a esta nación austral africana en el primer país del continente en contar con perros entrenados para detectar la COVID-19, una idea que ya se está probando también en países como Francia o Colombia.

La Universidad de Namibia, a través de su Escuela de Veterinaria, ampara este proyecto que comenzó a gestarse al comienzo de la pandemia y que podría tener sus primeros canes completamente entrenados en un plazo de dos o tres semanas.

"Los perro no huelen el virus, pero huelen lo que el cuerpo produce en respuesta al virus. Lo llamamos (compuestos) orgánicos volátiles, las diferentes enfermedades tienen diferentes procesos y diferentes respuestas y los perros son extremadamente sensibles a ellas", explicó este jueves a Efe, en conversación telefónica desde Namibia, el veterinario Conrad Brain.

"Para la COVID-19, nadie en el mundo sabe exactamente las moléculas específicas que ellos están oliendo (...). Quizás es un compuesto de sulfuro", señaló este experto.

Brain, que trabaja de forma privada pero colabora con la Universidad de Namibia, es el principal impulsor de este programa en el que también participan expertos legales, enfermeras, médicos, otros veterinarios, estudiantes de medicina y veterinaria y, por supuesto, los perros.

Los animales escogidos para este proyecto son pastores alemanes y beagles, dos razas especialmente hábiles con su olfato.

La capacidad de los canes es de sobra conocida, por ejemplo, en cuanto a la detección de personas con cáncer y otras enfermedades. Ahora, con la pandemia, los mejores amigos del hombre pueden también ser útiles para combatir la COVID-19.

"Los perros son, en muchos casos, más competentes que los test PCR", afirmó Brain.

De acuerdo a este experto, los perros son capaces de detectar a gente sin síntomas e incluso, en ocasiones, a pacientes que ya tienen el virus pero inicialmente dan negativo en las pruebas y después se demuestra que son positivos con un segundo test, según comprobaron ya investigadores franceses.

Los investigadores namibios están en contacto con especialistas de otros países que trabajan en este mismo campo en Europa y en América.

Esa colaboración les ha sido muy útil para determinar los mejores modos de conseguir muestras, todo un desafío a nivel tanto médico como legal. "Están siendo muy abiertos a la hora de compartir información", valoró Brain.

"Los perros no mienten"

Los perros son entrenados en la zona de Windhoek, la capital de Namibia, usando muestras de sudor de la axila de personas infectadas con las que aprenden a identificar los olores que proceden de los contagiados.

El sudor no transporta el virus, lo que hace menos peligroso el entrenamiento tanto para los animales como para los especialistas.

"Otra ventaja es que los perros no mienten, no hay falsos negativos y la gente con la que hemos estado hablando nunca ha tenido un caso en el que los perros se equivocaran con alguien negativo", enfatizó el veterinario.

Un programa como este se podría aplicar en lugares de tránsito como aeropuertos o estaciones de tren, pero también en barrios vulnerables y superpoblados donde la enfermedad es más difícil de controlar.

Es también una solución relativamente fácil y barata de aplicar en países que tienen menor capacidad para hacer test, como las naciones de África.

"Creo que es bastante progresista por parte de Namibia porque nuestro Gobierno y el Ministerio de Sanidad han apoyado completamente el proyecto", destacó Brain.

Hasta la fecha, Namibia ha registrado 10.663 casos de COVID-19, de los cuales 8.431 son pacientes ya recuperados y 117 terminaron en fallecimientos.

El desértico país, que cuenta con una población de unos 2,5 millones de habitantes, trabaja ahora para reactivar su economía y volver a atraer a los turistas internacionales tras el parón de la pandemia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook