02 de octubre de 2020
02.10.2020
La Opinión de Málaga
Crisis del coronavirus

La vacunación masiva puede no llegar hasta otoño de 2021

Un grupo de expertos publica un artículo rebajando el optimismo en torno a la solución a la Covid-19

02.10.2020 | 10:57
Investigación de la vacuna contra la Covid-19.

Expertos que trabajan en el campo del desarrollo de vacunas tienden a creer que "no es probable" que una vacuna eficaz contra el COVID-19 esté disponible para el público en general "antes de otoño de 2021". En un artículo publicado en la revista 'Journal of General Internal Medicine', un equipo dirigido por la Universidad de McGill (Canadá) publicó los resultados de una reciente encuesta a 28 expertos que trabajan en vacunología.

La encuesta se llevó a cabo a finales de junio. La mayoría de los encuestados eran en su mayoría académicos canadienses o americanos con un promedio de 25 años de experiencia trabajando en el campo.

"Los expertos en nuestra encuesta ofrecieron pronósticos sobre el desarrollo de la vacuna que fueron generalmente menos optimistas que el plazo de principios de 2021 ofrecido por los funcionarios públicos de EEUU. En general, parecen creer que una vacuna disponible para el público el próximo verano es el mejor escenario posible, con la posibilidad de que pueda tardar hasta 2022", explica el autor principal del documento, Jonathan Kimmelman.

Muchos expertos también creen que puede haber algunos inicios falsos antes de que una vacuna efectiva esté disponible. "Los expertos que hemos encuestado creen que hay una probabilidad de 1 en 3 de que la vacuna reciba una etiqueta de advertencia de seguridad después de su aprobación, y una probabilidad de 4 en 10 de que el primer estudio de campo de gran tamaño no informe sobre su eficacia", añade otro de los autores, Patrick Kane.

"Nuestro estudio encuentra que los expertos están en gran parte de acuerdo sobre el calendario para una vacuna contra el SARS-CoV-2. Aunque esto no coincide con muchas proyecciones demasiado optimistas del gobierno, refleja la creencia de que los investigadores están, de hecho, en un ritmo de desarrollo más rápido en comparación con las vacunas anteriores", concluye Stephen Broomell, profesor asociado de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales Dietrich de la Universidad Carnegie Mellon.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook