02 de diciembre de 2020
02.12.2020
La Opinión de Málaga
Crisis del coronavirus

EE.UU. suma 2.731 muertos y 195.121 casos de covid-19 en 24 horas

La cifra total de contagiados en el país se aproxima ya a los 14 millones desde el inicio de la pandemia

03.12.2020 | 03:32
El coronavirus golpea con dureza Estados Unidos.

Estados Unidos alcanzó este miércoles 13.901.477 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y 273.181 fallecidos por la enfermedad de la covid-19, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Este balance a las 20.00 hora local (01.00 GMT del jueves) es de 2.731 muertes más que el martes y de 195.121 nuevos contagios.

El estado de Nueva York sigue como el más golpeado del país con 34.718 muertos, seguido por Texas (22.334), California (19.348), Florida (18.776) y Nueva Jersey (17.145).

Otros estados con un gran número de muertos son Illinois (13.397), Massachusetts (10.824), Pensilvania (10.676), Michigan (9.842) o Georgia (9.567).

En cuanto a contagios, Texas suma 1.268.277, le sigue California con 1.258.398, tercero es Florida con 1.018.160, Illinois es cuarto con 748.603 y Nueva York quinto con 664.238.

El balance provisional de fallecidos -273.181- supera con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia.

El presidente estadounidense, Donald Trump, rebajó esas estimaciones y se mostró confiado en que la cifra final estaría más bien entre los 50.000 y 60.000 fallecidos, aunque luego auguró hasta 110.000 muertos, un número que también se ha superado.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME, en inglés) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que cuando Trump abandone el poder el próximo 20 de enero habrán muerto 385.000 personas y para el 1 de marzo 470.000.

Vacuna


El expresidente estadounidense Barack Obama (2009-2017) aseguró que está "absolutamente" dispuesto a recibir la vacuna contra la covid-19 en cuanto esté disponible para la población con menor riesgo.

"Si Anthony Fauci (el principal epidemiólogo de la Casa Blanca) me dice que esta vacuna es segura y puede vacunar, ya sabes, inmunizarte de contraer la covid, voy a ponérmela", afirmó Obama en una entrevista con la emisora de radio por satélite SiriusXM que se transmitirá este jueves, aunque algunos de sus extractos fueron difundidos hoy por medios locales.

Las declaraciones del exmandatario se conocieron en momentos en que Estados Unidos se prepara para recibir las primeras dosis de la vacuna contra el virus antes de que finalice el año.

Tanto Pfizer como Moderna han solicitado ya al Gobierno de Donald Trump que autorice de emergencia sus vacunas.

Un panel de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) aconsejó el martes destinar las primeras vacunas disponibles a los trabajadores sanitarios y a los ancianos que viven en residencias.

"Te prometo que cuando se haya hecho para la gente que está en menor riesgo, me la pondré. Puede que termine tomándola en la televisión o que lo graben, solo para que la gente sepa que confío en esta ciencia", agregó el influyente líder político.

Una encuesta de la firma Gallup dada a conocer en noviembre pasado por medios locales reveló que un 42% de los adultos estadounidenses aseguró que no se pondría la vacuna.

Ese porcentaje, sin embargo, es menor que el 50% registrado en un estudio similar realizado por la misma compañía de encuestas en septiembre pasado.

"Las vacunas son la razón por la que ya no tenemos polio, la razón por la que ya no tenemos un montón de niños muriendo de sarampión y viruela y de enfermedades que solían diezmar poblaciones y comunidades enteras", añadió Obama.

Admitió igualmente que entre la comunidad afroamericana puede existir "cierto escepticismo" frente a la vacuna, al recordar un estudio efectuado en la ciudad de Tuskegee, donde el Servicio de Salud Pública observó la progresión de la sífilis entre casi 400 negros pobres en Alabama a lo largo de 40 años (1932-72). Estos hombres nunca fueron informados de que habían contraído la enfermedad venérea y nunca fueron tratados, aunque sí fueron sometidos a pruebas médicas gratuitas, recibieron alimentos y cobertura de gastos fúnebres. En la demanda por los experimentos en Tuskegee las víctimas fueron indemnizadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook